Escenas de des-amor

No quieres tocarme
te retraes de mi calor
huyes de mi cariño
observas mi perdición
e intentas ablandarla
patetizando mi mano extendida.

En mi garganta histérica
un grito ahogado.
Desaparece mi brazo
Sonrisa velada
"¿Cuando te vas?"
Si ya te fuiste
irónico el eco
de mi silencio.

Me mira y no me ve
forzado gesto de sus dedos
condescendiente caricia
que no deseo.
Mi cuerpo abordaría el suyo
sobre la mesa un beso

Grilletes suaves me unen
pero me está despidiendo.
Su brazo se aparta
sonrisa leve, apenada
sus labios...
Por favor, no lo digas
"¿Cuando te vas?"
Nunca,
te pertenezco

Abismo de emociones
rictus de tristeza
miedo insensato
deseos no dichos
cierran de bruces la puerta

Siguiente parada: Villaverde Bajo

En esta época de inauguraciones y cierres de obras a todo correr, de grandes, largas, pesadas y costosas campañas electorales que nos ha tocado vivir, las "mejoras" han llegado a Villaverde. Como si de una inauguración de pantano se tratase, Espe y Galla han venido una vez más al barrio, esta vez en metro, con todo el bombo y boato.

La calle llena de gente, los vecinos celebrándo una lucha de años que por fin ha sido real. Fiesta, paella, juegos, y … actuaciones. Hemos tenido encima del escenario, al lado del Carrefour de la Ciudad de Los Ángeles, a una especie en extinción, la novia de cachuli, la madre del que va de putas al clus supercolores y todo el mundo se entera, la que tuvo sus más y sus menos con la del Monte: a Isabel Pantoja.

Si, he de confesarlo, era una de las 4500 personas que fue a escucharla y digo escucharla porque solo pude ver su peineta. No voy a justificar mi presencia allí, fue una experiencia vital que debía pasar para decidir no volver a tenerla. Allí estaba, viendo a tanta gente que se agolpaba mirando hacia el escenario.

Con una puntualidad británica, los compases de una orquesta iniciaron un pasodoble patrio, “Francisco alegre”… se oía la voz poderosa de Isabel cantando fuerte y con decisión y la ovación de un público entregado. Es lo que oía desde el flanco izquierdo del escenario, bastante lejos, donde compartía espacio con una churrería que hizo su agosto, los vendedores de globos y los de los bares portátiles. Qué ambiente de verbena, de fiesta popular, de chiringuito y fiesta "Todos con la Pantoja". A Francisco le siguió la Zarzamora y… no recuerdo más, mi cultura coplera se acaba aquí .

Rondaban por allí unas gitanas adolescentes. Pelo negro largo, brillantes blusas, sus mejores galas, modernas y tradicionales a la vez y… una boca…"¡Ay Mari! Pero si no se la ve naaaa, espera que subo aquí arriba ¡pero que guapa! ¡Qué tiene la zarzamora lloooooora que llooooora por los rincones! ¡Shosho que guapaaa!”. Eso sí que me puso los pelos como escarpias. Creo que fue en ese momento en el que el público jaleaba con una sola voz “I-sa-bel, I-sa-bel, I-sa-bel”.. Isabel, ella misma, con humildad, con decisión dijo “Isabel somos todos” y luego ¡aplausos!.

¿Isabel somos todos? Aquello fue demasiado para este alma sensible. Nos fuimos a casa sin ver el final de todo aquello pero con suficiente información como para seguir aborreciendo este tipo de eventos.

Villaverde tiene su metro y mantiene con sus contradicciones. Es el barrio en el que vivo, donde puedes ver jeringuillas de camino a la estación, un coche totalmente calcinado puede convivir meses al lado de un parque infantil y un local de jubilados, donde las mujeres van al Día y compran 1 litro de leche y una barra de pan. Espero que todo esto no haya conseguido cambiar las papeletas para las próximas elecciones, nuestro barrio es un barrio muy humilde y quiero creer que no nos vendemos por unas gorras, pines y paellas.

Isabel Pantoja vino, cantó y cobró, pero al menos se fué sabiendo que ¡VILLAVERDE EXISTE!

Sauce de la estación


El árbol de la estación
explotó en verde suspicaz

Un sauce llorón
desbordante de cosquilleo
frente al andén
rumiante de desdichas
de besos furtivos
de destinos rodados

Pedazo de conversaciones
que sus yemas nuevas
acarician

Sus ramas
invitan a subir
para ver todo
desde su verde perspectiva

Si no has visto Babel NO LEAS ESTO

No sé si, de entre los pocos que leen esto, saben que he empezado un curso de escritura de guión, tampoco es importante, solo que es algo introductorio para lo que voy a contar a continuación. El pasado martes tuve mi primera clase de estructura de guión con un profesor de esos a los que les gusta hablar, mucho, hilar una conversación con otra perdiéndose en temas, impresiones, conclusiones, filosofías... El caso es que, hablando de estructura, salieron algunas películas para analizar y entre ellas BABEL de Iñarritu.

De las 20 personas que asistíamos al curso, 18 habían visto la película -algunos más de una vez- y dos que no, entre ellos yo. Y es que me persigue esta película desde su estreno. Much@s amig@s la han visto y a unos emociona y a otros espeluzna pero hasta ahora había controlado que no me contaran gran cosa. Tenía pinceladas pero me mantenían el interés en verla.

En esta clase la cosa cambió. Para contar una estructura de guión hay que destripar una película en sus tres actos y puntos de giro, climax y varias cosas más. Voy a contarlo tal y como me bombardearon las historias ese día (los esteriotipos y tópicos fueron dichos también como lo cuento):

-------spoiler---------------spoiler---------------spoiler-------
Son cuatro historias que están entrelazadas entre sí, una de ellas quizá un poco más deshilachada pero que también está dentro. En el primer acto entran todas y son las siguientes; el japonés que regala una escopeta, rifle de repetición, pistola -no me quedó claro- a unos moros que, en un momento, están jugando a disparar con tan mala suerte que disparan y dan a una turista que ¡como no! tenía que ser americana y parece que estaba casada con Brad Pitt y que escenas antes del sangriento evento, había discutido con su marido pero en el momento álgido del tiro parece que se reconciliaron porque están agarrados de la mano... Estos americanos pobrecitos que van a Marruecos y los intentan matar -a esta altura de la historia ya se que la americana no se muere- tienen una chacha mexicana que se lleva a los niños de excursión ilegal a México porque algún familiar suyo se casa. Los niños se pierden en el desierto y finalmente los encuentran no sé en qué estado. Claro que si la madre consigue sobrevivir al tiro del moro, a lo que para ellos será como el infierno, la noticia de que sus hijos están perdidos en el desierto mejicano y que además están de ilegalesterminará por matarla ¿no? Duda que me surge. Vuelven a la historia del japonés que tiene una hija sordomuda, que pensé que era una niñita, pues no, era más mayor y debe ser un putón berbenero ya que en varias ocasiones cuentan que se desnuda para tirarse a un empleado de un MacDonalds, a otro que pasaba por allá y a no se quién más. Parece que se va a suicidar pero llega su padre a la habitación del hotel donde está, ve las puertas del balcón abiertas y piensa que se ha tirado pero se encuentra en una esquina a la niña japonesa desnuda ¿por qué está desnuda? pues porque parece ser que se quiere tirar al policía que ya no sé si está investigando la pista de la escopeta o haciendo un listado de los que se ha cepillado la japonesa o realmente quiere ser uno de ellos, claro que, también puede pasar que en esa escena no esté el famoso policía. En este detalle no ahondaron...

Y ahora me pregunto ¿a qué asunto me veo la pelicula? Sé las historias y sé que se trata de la incomunicación, de la globalización, de la soledad, del miedo a lo desconocido... Esto me ocurrió hace unos cuantos años cuando mi amiga me contó tan bien, tan bien, con tantos detalles los libros de El clan del oso cavernario, que fui incapaz de pasar de la página 10...
-------spoiler---------------spoiler---------------spoiler-------

Ya que la tengo en casa la veré pero ¿qué sorpresas me esperan si ya sé que Bruce Willis está muerto?

Si no has visto Babel y aun así has leído este post, lo siento, te he destripado la película, aunque confieso que me hace sentir un poco mejor. Si la has visto pues ya me dirás alguna ventaja de verla aun así.
Miedo respiré en tu mirada
A mi los cobardes me enternecen,
tanto, que les dejo ir
Desconfía de lo puro, es señal de mentira

Alegoría del recuerdo


Olas pausadas
vida sujeta a la luna
a las brisas y mareas.
La playa es
como tu presencia
la línea sutil
entre humedad y sequedad,
todo lo inunda
y según se retira
deja un rastro
casi indeleble.

La orilla va secándose
con el paso del tiempo.
Esparce el viento
sus moléculas
pero poco a poco
se vuelven a encontrar
agua y arena
El mar
todo lo inunda
lo llena, lo varía.

Alegoría del recuerdo
lo llamo
vaivén de sentimientos
ridículo tiempo transcurrido
vida incompleta
injusto retrotraerse.

Vete y no te dejo
soy la ola que te retiene.
Quizá por desgaste
dejes de dolerme.

Un sueño

El otro día "presumía" de republicana (hoy también lo soy) y esta noche he soñado algo que me ha dejado desconcertada durante todo el día.

Me encontraba en una casa, no recuerdo los detalles, era cómoda y agradable. Resulta que debía ser muy amiga de Letizia y del principito porque me dejaban a cargo de su hijo -si, he dicho hijo- porque tenían que salir esa noche a una cena...

Primero, a mi los niños con patatitas y lejos, de uno en uno y a poder ser de otros. Lo máximo que quiero cerca son a mis sobrinos, dos de ellas mujeres hechas y derechas, el otro... es otra historia, espero que esté creciendo feliz al menos.

Segundo, ¿amiga de Letizia y de Felipe? ¿será este un sueño premonitorio? ¿Van a tener un niño y además les ha llegado mi deseo de que mañana España sea republicana? Si, Felipe rechaza su corona y convoca a todos a un referéndum para decidir si se quiere monarquía o república y ¡¡GANAMOS LOS ROJOS!!

Tercero, ¿ofreciéndome de canguro? Vuelvan al punto primero..

Voy a tener que ir a un psicoanalista porque tengo sueños muy raros últimante, por ejemplo, desde que escuché a Zapatero en el programa ese del café a 70 céntimos, el de "Tengo una pregunta para usted", me despierto todos los días y lo primero que me viene a la mente es un nombre, "Rubalcaba". Juro que mis gustos en hombres son muy lejanos a este señor.

Y ahora esto...

¿Estaré mutando? ¿Tendré que dejar de ver Héroes? ¿o quizá no zappear mientras veo los partes y los programas del corazón en la tele?

Solo pido que sea algo momentáneo y pueda recuperar mis sueños insulsos. Quiero que vuelvan mis caídas en el vacío, las escaleras interminables, ¡los sueños eróticos!

Si un día de estos veo a Zaplana en mi momento de relax absoluto ¡no respondo de mis actos!

 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates