Hoy, hoy, hoy...

Soles abiertos cada jornada
gris y rutinaria
como las noticias diarias
blancas, sin brillo,
ideas manidas y tristes.
Eres el personaje que veo
todos los días
ese que no reconocería.
Eres como yo
gris, rutinario
como mis preocupaciones
Un micromomento
a la entrada del metro
una visión.
Dos líneas se cruzan
dos grises
sin más sentido que ir.
Merche va.


Un olor único
a trabajo de horas
un destino guiado
como los raíles del tren
Color negro, lenguaje diferente
sueños rotos
como los míos
Otros amaneceres lejos,
amores, lujos y necesidades
que no existen,
gestos-llave,
dudas-versiones.
La línea de la vida
encrespa el camino
arrastra cansancio diario.
Soy la sombra
de mi compañero de viaje.
Merche viene.

"El cine español es una mierda"


Hace un tiempo que llevo queriendo escribir algo sobre el cine español del que soy, como sabéis, una “inconsciente” defensora.

- El cine español es una mierda
- Vaya, ¿eso crees? ¿ves cine español? ¿alguna película que hayas visto últimamente?
- No, ninguna
- Ah! ¿y por qué?
- Por lo que te digo, el cine español es una mierda.

No sé las veces que se ha reproducido esta conversación, la verdad, el caso es que ésta opinión la comparten muchas personas en este país nuestro y no encuentro la razón por la que la industria del cine español ha sido siempre maltratada, insultada, vapuleada por la opinión pública, y lo triste es que la tendencia se mantiene.
.....

En este punto, me puse escribir una disertación sobre las razones para convencer que esa afirmación no es cierta, es decir, me había salido un pedazo de chapa increíble. Pero luego se me ocurrió que lo mejor era poner ejemplos que a mi me hacen amar el cine… faltan much@s y puede que, para vosotros, otros sobren. Es lo que tiene la opinión, que hay de todo:

Antonia Sanjuán; Antonio Resines; Asier Etxeandía, Azul oscuro casi negro; Bajo las estrellas; Barbara Goenaga; Blanca Portillo; Cándida; Carmelo Gómez; Chus Lampreabe; Eduardo Noriega; El laberinto del Fauno; El niño de barro; El orfanato; El prado de las estrellas; Elvira Miguez; Estrellas de la linea; Felix Gomez; Goodby, America; Gracia Querejeta; Isabel Coixet; Javier Cámara; Jose Luis García Pérez; José Sacristán; Juan Diego; Juan Diego Botto, La Bicicleta; La dama boba; La educación de las Hadas; La noche de los girasoles; La silla de Fernando; La soledad; Las 13 rosas; Leon de Aranoa; Manuel Alexadre; Maria Galiana; Marta Etura; Mataharis; Montse Germán; Nadia de Santiago; Pilar Bardem; Pilar Gómez de Ayala, Raúl Arévalo; Que tan lejos; Salvador Puig Antich; Siete mesas de billar francés; Tocar el cielo; Vete de mí ...

Actualmente trabajo en una pequeña productora que sufre los avatares del cine español, y me duele, más aún que antes, oír que en el cine español no se hacen cosas buenas, una serie de frases hechas, tópicos que se repiten como un ora pronobis. Si, vale, se hacen cosas pésimas pero también hay cosas muy buenas e injustamente tratadas y sobre todo a mucha gente que trabaja dejándose mucho de sí mismo en ellas.

Merece la pena el cine español, defendamos éste como defendemos nuestra propia cultura, porque en definitiva es parte de nosotros.


Gracias por todo tu saber hacer


Fallece el gran Fernando Fernan Gómez, gran actor, gran escritor, gran guionista...

Un grande del cine español

Descanse en paz


Costura de Haikus



Si el corazón
se aburre de querer
para qué sirve
Mario Benedetti (Haiku nº 96)

taivasalla.net

Un corazón gris
no tiene culpa alguna
de ser odiado

el odio mata
el brillo de sus ojos
enamorados

Fulano habló más
al Mengano de la rúa
sobre Futano

y Futano rió
al oir las mentiras que
marcan los celos

de un amor noble
que le rasgó por dentro
quedando vacío

soñó Futano
con días interminables
de besos llenos

labios Mengana
que desea muy nervioso
le lleguen prestos

el amor yerra
al corazón enfermo
pero lo atempla

Futano adora
el recuerdo del roce
y se recuesta

a escuchar esas
mentiras envidiosas
que le divierten

Mengana, ama
al Futano gris, triste
que te aguarda allí

en cada rincón
donde tu aroma dulce,
si, aún descansa.


Ultimamente me rondan los Haikus; un libro, amigos que se arrancan con unos, rincones que publican los suyos y me he dicho ¿porqué no intentarlo? Me bailan los versos de 5-7-5 y seguro que alguna cuenta es incorrecta pero... ¿y lo que me he divertido escribiéndolos?

Si la lucidez existiera


Un hombre mata a su ex pareja y luego se suicida
El orden de los factores sí altera el producto


Levantó la mano
empuñando el egoísmo
el celo, el miedo.
Un grito que hiela y paraliza
sordas marcas en su piel
Esta vez ella no llora
él no vocifera.

Levanta su puño
con acero brutal,
cruza un brillo de amor
una brizna en el ojo
Cuchillo que cae
con veinte puñaladas menos.

La sombra arrastra los pasos
por el pasillo frío
Le acompaña
un sollozo sordo,
infantil inocencia
rota por los golpes
en nombre del amor posesivo

La libertad se asoma
al alfeizar frío, lluvioso
La última mirada de revista
al hogar roto
Ella tumbada, sumisa
en el suelo de la cocina
mira agradecida
al cuerpo que vuela
hacia la libertad
de una víctima apaleada y nula.

Estampa del maltrato
acabado al borde de la acera

Amanecen titulares trucados
Un hombre se suicida
arrojándose con las puñaladas
que no recibió su ex pareja"

El inquisidor de relaciones
encontró la purga a su pecado

Descansemos en paz.

Poebroma (II)

Un haz de luz me traspasa.
Mis más negros pensamientos
desaparecen tras el brillo.
Florezco tras el cristal
con un andar nuevo.
En el tren,
he hecho la fotosíntesis.

Elección

Un hueco
donde perdió su inocencia
tristeza cantada
con el hondo sonido
de la ausencia.

Saúl murió de pena
al dejar sueños inacabados

Siguió avanzando
por sendas ocultas
sin hablar, sin dudar
frente a frente con su sentir
cada paso dolía
por no ser auténtico
pasos obligados hacia delante.

De cómo el bardo de corazón / murió de un ataque de iluminación





(o de cómo nació el cantautor)






El bardo se quedó sin tono
para cantar batallas, relatar historias
de justas, de amores, de reyes.
Un día, si previo aviso,
sus poemas enmudecieron de pasión
No olvidó las notas
pero se vaciaron sus palabras
afeaba sus ritmos la falta de emoción.

La corte sentía pena de su desdicha.
El sonreía a su condescendencia
lágrimas provocaba su vacío.
Amores contados por todos
acudían a sus oídos
pero no llegaban a poesía.
Tanto lo intentaron,
despertar su creación,
que inventaban.

Y al invento acudieron
Adalberto y Genoveva,
dos personajes
intangibles, etéreos, perfectos.
Un hombre bello, apuesto, bueno
aguerrido, sensible y seguro.
Una mujer alegre, graciosa
bella, ganas de servir,
casarse y tener hijos.

Allí en la tierra del bardo
se conocieron y estrecharon amistad.
Fue muy nombrado el momento
de su encuentro
Un día de mercado
ella posó los ojos sobre él
él sobre ella.
Todos los que los vieron
apartáronse
para facilitar su cercanía

Son sus manos tambores
sobre la curvatura de su cadera.
La música del día
cimbrea su esqueleto
y al compás, el amor inventado,
acrecienta la fantasía.

El bardo abre sus oídos
se impregna de cada minuto relatado
como si recobrara su don.
El pueblo le cuenta que Adalberto
pidió el trozo de cuello de Genoveva
el que esconde bajo su lóbulo
Genoveva se lo ofreció
a cambio de su dedo meñique
y del roce de sus labios en la sien

En el mercado, la conversación
era seguida por muchos
sorprendidos, curiosos.
Contaban que el padre de Genoveva
interrumpió abruptamente
ese baile irreal
arrastró a Genoveva, al ser ya vacío
porque todo lo que importaba
estaba en los dedos de Adalberto.

El caballero buscó todos los días
a Genoveva sin éxito
mutaba su rostro a una mueca
de perpetuo dolor.
Genoveva también languidecía
presa de una angustia sin parangón.
Su padre era ciego a los suspiros
sin consuelo
prohibió a los miembros del hogar
hacer caso a sus súplicas.
Ese chico no te merece, Genoveva,
no tiene oficio ni artificio,

solo posee palabras bonitas

con las que ha poseído tu sombra


Genoveva asiente apenada
reconoce su mal
sabe que no hay más cura
que lo solicitado a su amado
Solo el roce de sus labios
en la piel suave de Adalberto
le devolverá la vida.
Pero no puede desobedecer
al padre equivocado.

El bardo escucha en silencio
asintiendo en cada frase
sin pronunciar palabra.
Los que lo relataban
animados por su mutismo activo
aumentaban el amor
de Genoveva y Adalberto
hasta hacerles amantes celestiales

Bardo no quiere decepcionarles
piensa en cantar
los amores imposibles
de Genoveva y Adalberto
con el mismo afán
que veía en los ojos chispeantes
de sus conciudadanos.
No quiso contrariar
la necesidad de creer mentiras
las que a él provocaron su mutismo

No fue enfermedad, amnesia, dolencia
fue descubrimiento.
Su Genoveva no era intangible
se llamaba Rebeca,
trabaja en su hogar
mientras él compone odas.
Mujer risueña, con la belleza
propia de la sinceridad,
carnal, deslenguada,
con chispa, alegría.
El bardo se sorprende
mirando su rostro
le despiertan y activan
las lacerantes puyas de su asalariada
y los poemas escritos
cambiaron.

Ya no gustaba de flores,
linos, almas, pureza
si no de labios, cuerpos,
pechos, sonrisas,
precios de carne y verduras exorbitados
palizas de patrones canallescos.
Ella fue la razón de su silencio
sus poemas no eran ya
políticamente correctos.

Frente a sus vecinos
el bardo quiso agradecer sus esfuerzos
volver a cantar
las historias de amor,
de reyes, de batallas y justas
a aquellos que le esperaban.
Les convidó a una actuación
frente al rey, en sus tierras,
un sábado tras pantagruélica comida
Allí acudieron los mejores,
los elegidos, los felices
y le contaban que Genoveva,
presa de una honda pena,
moría de amor
y que Adalberto se encerró, loco.

Bardo mudo, sonriente
saludaba a todos
agradecía sus palabras
e incluso sus inventos.
Templaba cuerdas
de la cítara
de su garganta.
Comenzó con su canción
más conocida que corearon todos,
achispados por el vino.

No era disfrute lo que sentía
vacío más bien que se afianzó
al coincidir su mirada
con los transparentes ojos
de su Rebeca.

Carraspeó al final y pidió palabra
El monarca se la cedió.
Con decisión miró a los presentes
para decirles:
A Genoveva y Adalberto dejémosles
con su amor imposible.

No podemos desde aquí

ablandar un corazón paterno

que no existe.

Permitidme pues

que os cante
un poema propio


Todos aplaudieron
su nuevo despertar y
ansiosos escucharon

En el reino que nos encontramos
canto día tras día historias
que nos hacen disfrutar
de falsas penas y alegrías
por no ser las nuestras

Pero hoy canto a las curvas
de la mujer a la que pertenezco
esa cuyos labios sedientos
claman justicia
por un pan más barato
por nómina, pago de horas extras
seguridad social y vacaciones

Rebeca madre soltera
reivindica la paridad
la conciliación de su vida
laboral y familiar.
Ella despertó mi alma
llena de falsedades
y tules decorativos
me hizo recuperar
las ganas de cantar
alto, claro y con fuerza.

Rebeca posó su boca abierta
sobre el cuello cansado
de tantos cantos
despertose un alma noble
que mintió durante años
sobre el amor etéreo
sobre luchas regias injustas
Ocultando bajo lo artificialmente bello
la verdad del hambre
del elevado precio del pan
Canto hoy, además,
a la rutina de una arruga
al pelo alborotado, al ronquido
a la risa escandalosa
a la pereza tras la comida
a la sombra del cansancio
bajo verdes ojos claros
no quiero cantar más
a gacelas, doncellas, gestas y justas
todo eso vacía mi alma
Hay cosas más reales que gritar
os pido a vosotros
absortos oyentes
que escuchéis el rumor
que sale tras las odas
de amor falso
para que cantéis conmigo
lo que os acompaña
frente al espejo


Aquí muere el bardo
ser vacío de contenido
lleno de
floritura
Muere por el ataque
de la iluminación
de lo que importa.

Pero no se preocupen
muere para nacer de nuevo
como intérprete de la esencia.
Llámenme incendiario
bolchevique,
subversivo idiota
Pero prefiero
el rol de cantante
autor de mi propia vida.
 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates