Acróstico de aniversario (Poebroma VI)

Habla de días venideros,
Oberturas de músicas vírgenes,
Yedra que trepa ilusionada

Espera sin prisa
Serena entre el tumulto

Masticando su decisión
Instaurada en la incertidumbre

Cabe sospechar que anda en
Utopías rellenas de optimismo.
Más no puede evitar la emoción
Previa a una realidad categórica
La duda, que en el guindo la ve,
Exasperada va a su encuentro
Atiza el almanaque dejando
Ñato su sueño. Ella que despierta
Olisquea el humo de fiesta
Saludando a los nuevos intentos


Pues eso, como casi todos los años he publicado algo el día de mi cumpleaños, aunque suene un poco mal eso de felicitarse a uno mismo, este año me he complicado la vida con esta tontuna que seguro sabeis perdonar... Por cierto, menos mal que contamos con las palabras usadas más allá del charco porque ¡no veais lo complicado que es colar una eÑe!

Postal (SMS POTCS X)

A veces el cielo se vuelve coqueto
posa para una postal
y te pilla a contrapié
con la rutina en los talones

Se confabulan las nubes
bailan un vals con el viento
mostrando,
abullonados sus pliegues,
el arte de posar

Tengo una postal eterna
en la memoria de mi retina
Mi cámara mental
retendrá para siempre este momento

Relato a tres bandas: Cimbrar. Escanciar. Tacto

Este relato no empieza aquí. Forma la tercera parte de un todo, un juego literario en el que nos hemos embarcado tres blogueros a los que nos gusta eso de escribir. Esta vez, nuestra mano inocente, Marcela -gracias por tu colaboración- nos facilitó 3 palabras, las sorteamos junto con los turnos (gracias a los aitas de Mer) y el resumen del partido fue el siguiente:
El blog de Tamara inicia el reto con "cimbrar" que pasa la historia al blog del Instigador que regatea y avanza en el relato con "escanciar". Termina su jugada con un pase directo a Avellaneda que con "tacto" marca el tanto en el minuto final.

Esperamos que os guste y disfrutéis como lo hemos hecho nosotros ¿Acaso no es esto Web 2.0?


Para saber cómo empieza y discurre la historia debéis primero pinchar aquí y luego aquí. ¡Feliz lectura!


TACTO

Recogió aún deslumbrado por la impresionante luz la bandeja de plata y la nota perfectamente doblada y entró de nuevo en la habitación echando de menos ese wisky que nunca bebe pero que en ese momento necesitaba.

Se dio tiempo para leer la nota. El tacto del papel era agradablemente suave, nada conocido hasta entonces. Lo sabía porque la empresa que le había enriquecido era precisamente la papelería de sus padres que convirtió en la cadena que era ahora y cuyos dividendos y control se había quedado la recauchutada Carol

Las letras eran claras, en un español perfecto. Esperaba haber encontrado un lenguaje indescifrable propio de una inteligencia extraterrestre y, por supuesto, superior pero en una primera y rápida lectura se dio cuenta que no:

“Estimado Sr. Pedro:

Ha sido usted seleccionado para un juego que le puede traer múltiples satisfacciones. Procedemos del planeta Djinn, perteneciente a una galaxia remota que usted claramente no conoce y que posee una gran tradición jugadora.

No le daremos muchas explicaciones, solo decirle que vamos a otorgarle lo que ustedes denominan una segunda oportunidad. Si decide participar en nuestro juego debe seguir nuestras reglas y confiar plenamente en nosotros.

Después de leer bien esta nota debe romperla. En este preciso instante nosotros haremos retroceder en el tiempo este planeta y se encontrará como hace 20 años, en el mismo lugar y con la vida que tenía entonces. Borraremos todos sus recuerdos, sus actos, todo lo aprendido y ganado hasta ahora y deberá vivir como crea oportuno. Empezar de nuevo.

El porqué de este reto es bien sencillo. Hemos recalado en este planeta por puro azar y a mis hombres y a mi se nos ha ocurrido iniciar este juego que también se va a seguir desde nuestro planeta. Debo decirle que las apuestas varían mucho, pero no queremos influirle de ninguna manera así que a partir de aquí, el juego depende de usted. Le dejamos solo con su decisión.

Nos volveremos a ver y sabremos quién de nuestros Djinnicolas ha ganado el sustancioso premio.

Atentamente suyo

Coronel General y Copresentador del programa “Se cuece una nueva vida”

Pedro leyó y releyó la nota, le dio la vuelta, se sentó, se levantó, dio paseos por la habitación meneando la cabeza incrédulo y por fin se acercó al ventanal para mirar hacia la plaza. Allí estaba la nave con todas sus luces de fiesta. En la calle la gente parecía no ver nada. Ahí seguía el mendigo pidiendo algo de dinero, un coche de policía aparcado frente a la comisaría, la gente andando por la plaza sin percatarse de esa gran piñata que tenían sobre la cabeza.

Sacó la cabeza por la ventana sin dejar de mirar la nave, como cerciorándose de que era real, como el delicioso blanco ossian 2006 de la comida y sin perder esa mirada de haber visto de todo en esta vida, dijo alto y claro:

- ¿No podrían ser 5 años? Porque dicen que 20 años no es nada pero para mí han sido los años más duros y dolorosos y …

La nave comenzó a moverse de izquierda a derecha

- Vamos que no ¿eh?

Volvió a cerrar la ventana y se sentó en el sofá. Era una decisión peliaguda: rejuvenecer 20 años y empezar de nuevo en ese enero de 1989 cuando conoció a Carol y todo lo que hoy es comenzó a gestarse.

Daba vueltas a la nota entre sus manos pensando en si debía o no romperla mientras se imaginaba en aquel entonces; joven, apuesto, el cuerpo a pleno rendimiento y una vida sexual de muchas satisfacciones, una carrera profesional complicada pero exitosa...

Cuando salió de su ensimismamiento había comenzado a romper el papel por una de sus esquinas pero se paró. Nítidamente comenzó a recordar ese día de enero precisamente a esa misma hora en la que una mujer de unos maravillosos ojos verdes entró en su papelería. Ya había estado allí más veces, muchas creía recordar, pero hasta ese día no se había percatado de su presencia. Le deslumbró esa mirada llena de matices y el andar algo tímido que la acompañaba hasta el mostrador donde Pedro, ensimismado, esperaba escuchar su voz

- ¿Qué deseaba?
- Ummm no sé si podría ayudarme… verás es que… mire… yo quería comprar una pluma para un regalo, algo que sea vistoso pero que no sea muy caro.
- No se preocupe señorita…
- Carolina
- Tenemos una amplia gama de plumas y seguro que encontraremos la que usted precisa
- Muy amable. Verá, quiero sorprender a alguien pero para mi es un desconocido, quiero decir que le conozco pero… nunca he hablado con él.

Pedro recordaba toda la conversación de aquel día como si los extraterrestres hubieran retrasado el reloj exactamente 20 años. Metió la mano en el bolsillo interior de su chaqueta y sacó una pluma negra y muy usada por los años, precisamente la que se había negado a firmar su sentencia de divorcio. La mareó entre sus dedos que se detuvieron en la dedicatoria grabada “Para el desconocido Pedro 11.01.89”

La pluma para él era todo un símbolo; el inicio de una historia de amor que por muy repetida en los siglos para ellos siempre fue única, de una vida ya vivida y disfrutada, el símbolo también de que nada perdura, del cambio, de la desidia, del odio, del aburrimiento...

Y esa mañana la pluma murió y con ella toda una vida

- Hoy ya tuve la oportunidad que necesitaba…

Dobló la nota, la puso en la bandeja de plata, colocó la pluma sobre ella y se alejó hacia la puerta, hacia una nueva vida. Cuando la cerraba tras de sí murmuraba

- A quien le cuente esto…

Pedro no pudo oír los vítores y abucheos que provenían de la nave

- ¡Cuatrocientos mil cuatrocientos a uno Coronel! ¡Pérez Portilla ha ganado la porra! ¡Cuatrocientos mil cuatrocientos a uno a que el humano no rompía la nota! ¡Y todo por una puñetera pluma!


FIN
 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates