Descanse compañero

Me ha pillado desprevenida, en otra cosa, lo que ha hecho que aún no me crea que Mario Benedetti haya fallecido.

Sabía que estaba viejito, que no llevaba bien la muerte de su mujer, que esto es ley de vida, que unos llegan y otros se van… pero me pilló a contrapié como siempre me pillan las muertes, incluso las más anunciadas

Don Mario tenía un don y debemos dar gracias que lo compartió con todos. A mi, como decía en el otro post, me ganó con “La Tregua”, de él tomé prestado el seudónimo de Avellaneda cuando me embarqué en esto de los blogs. A él le debo el gusto de releer su obra, de descubrir siempre algo nuevo y de ver a mengana y futano ser protagonistas de tantos y tantos versos.

Quería poner otro poema pero he recordado este pasaje de La tregua donde Martín Santomé cuenta los lunares de Avellaneda... es que me ha hecho recordar que hace tiempo también tuve esa necesidad

Martes, 19 de Marzo
Trabajé toda la tarde con Avellaneda. Búsqueda de diferencias. Lo más aburrido que existe. Siete centésimos. Pero en realidad se componía de dos diferencias contrarias: una de dieciocho centésimos y otra de veinticinco. La pobre todavía no agarró bien la onda. En un trabajo de estricto automatismo, como éste, ella se cansa igual que en cualquier otro que la fuerce a pesar a buscar soluciones propias. Yo estoy tan hecho a este tipo de búsquedas, que a veces las prefiero a otra clase de trabajo. Hoy, por ejemplo, mientras ella me cantaba los números y yo tildaba la cinta de sumar, me ejercité en irle contando los lunares que tiene en su antebrazo izquierdo. Se dividen en dos categorías: cinco lunares chicos y tres lunares grandes, de los cuales uno abultadito. Cuando terminó de cantarme noviembre, le dije, sólo para ver cómo reaccionaba: “Hágase quemar ese lunar. Generalmente no pasa nada, pero en un caso cada cien, puede ser peligroso”. Se puso colorada y no sabía dónde poner el brazo. Me dijo: “Gracias, señor”, pero siguió dictándome terriblemente incómoda. Cuando llegamos a enero, empecé a dictar yo, y ella ponía las tildes. En un determinado instante, tuve conciencia de que algo raro estaba pasando y levanté la vista en mitad de una cifra. Ella estaba mirándome la mano. ¿En busca de lunares? Quizá. Sonreí y otra vez se murió de vergüenza. Pobre Avellaneda. No sabe que soy la corrección en persona y que jamás de los jamases me tiraría un lance con una de mis empleadas.


Descanse en paz maestro, gracias por compartir su don con nosotros. Seguiremos recordándole en todas esas sensaciones que nos siguen provocando sus letras.

Por Mario

Por el blog de Abraham, otromundoesposible, me entero que mi amado Benedetti ha estado ingresado hasta hace unos días por una patología intestinal crónica. Por esa razón, Pilar del Rio, esposa de Saramago, desde el blog de la Fundación Saramago, junto con un grupo de amigos del autor propusieron formar -con la obra de Benedetti- una cadena poética por los blogs. Es una manera de acompañarlo en su recuperación y es también un homenaje a este gran escritor del que, personalmente, más frases y versos he subrayado.

Ya conocéis mi debilidad por este hombre y por su obra así que entenderéis que me apunte también en esta cadena

Me ha resultado complicada la elección de un solo poema (Viceversa, Chau numero tres, El sur también existe, Los formales y el frío, sus Haikus andaban luchando por ser los elegidos). Pero finalmente me he decidido por "Una mujer desnuda y en lo oscuro" del que copio los versos y un vídeo con la versión que hizo Serrat de su disco "El sur también existe" (el vídeo no es de lo mejor pero... se escucha todita la canción)


Una mujer desnuda y en lo oscuro

Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera un resplandor que da confianza
entonces dominguea el almanaque
vibran en su rincón las telarañas
y los ojos felices y felinos
miran y de mirar nunca se cansan.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
es una vocación para las manos
para los labios es casi un destino
y para el corazón un despilfarro
una mujer desnuda es un enigma
y siempre es una fiesta descifrarlo.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera una luz propia y nos enciende
el cielo raso se convierte en cielo
y es una gloria no ser inocente
una mujer querida o vislumbrada
desbarata por una vez la muerte.




Señor Mario, compañero de tantas horas de lectura y provocador de tantas sensaciones, cuídese mucho.

La danza de los astros


Si creyera en la astrología
pediría a los planetas que se alinearan
para dar al mundo
una existencia plena,
para que los acuario
vertieran agua
donde navegáramos todos,
para que los piscis
nadaran con autonomía,
que los aries
dejaran volar libres sus sueños,
para que los tauro
abrazaran más,
para que los leo
se merendaran las injusticias,
que los capricornio
cornearan las infelicidades,
para que los sagitario
decoraran el mundo con sonrisas,
que los géminis
terminen con las falsedades,
que los cáncer
empaquetaran el pasado oscuro,
que los escorpio
nos encendieran por dentro,
para que se unieran a los libra
en las demandas silenciosas de caricias,
y que los virgo
desmelenen la vida de todos

Si tuviera poder,
inventaría una coreografía
donde los planetas danzaran
con el sonido de la utopía
Pero no sé de astros,
ni de numerología
ni sé si existe Dios
ni qué traje viste
Aunque realmente no me importa
Solo conozco el yo, el nosotros,
a los que prefiero
antes que el vosotros y el ellos
para cambiar el mundo

Demagogia llaman
a creer en imposibles
y me levanto muchas veces
con esta oratoria
acariciando mundos improbables
donde la entelequia es esa
que nos encontramos cada día
y que decoramos
para que sea más llevadera
sin olvidar que todo es posible
 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates