POESÍA E INFINITO


Allí está el cuaderno
con hileras de líneas paralelas
las que, según la ciencia,
jamás se unirán
a pesar de que su proyección
termine en un punto final

La ilusión óptica
de la realidad difusa
es tan falsa
como real

La ironía de un axioma
que se transforma
en su perspectiva

Así es como las palabras trazadas
sobre las líneas de un papel
transforman
sensaciones cinceladas
en reales
cuando una voz
proyecta su franqueza al mundo.

ABECEDARIO DE UN EUFEMISMO (VI)


Articulando sus bisagras atrofiadas por la compasión

Balbucea unas incomprensibles palabras de afecto

Cercanas a un acto desesperado de fe

Discute teorías de soledad construida

Ecuación despejada de incógnitas impacientes

Forjadas con muchos auto reproches

Gárgolas en su mirada que expulsan frustraciones

Habituadas a limpiar cíclicas crisis existenciales

Indiscreto paso del tiempo (que)

Juega a ser imbatible 

Karateka de cinturón caído

Logra a veces triunfar sobre si mismo

Muestra valentía a raudales

Negando los instantes de miedo 

Obstinado, fuerte, templado en su barniz

Pacato, resabiado, inane en su creencia

Quiebra de su confianza cuando esta pesa

Resuena una máxima por todos los huecos expuestos

Sermón de una montaña derrumbada

Tras la determinación de ser uno mismo a pesar de todo

Ubica todo lo que tiene para apostar

Volcandolo en el vértice de la ruleta

Xilografiada sobre madera noble

Yardas de ciega confianza

Zafándose de zancadillas propuestas por sus propios pies.

Malecón tutelado (V)

"Mujer en el malecón" Leon Spilliaert
La tormenta interior

Azota cada esquina

Sobre la que sujeta el pasado

Sosiego de pequeños fuegos fatuos

Obituario de silenciosos noes

Laguna de moratorias perdidas

Estanque de lo dicho a medias

Dique que sostiene la rabia

Agazapada en forma de olvido

Donde la verdadera paz

Espera ser reconocida

Serenando su impaciencia

HUÍDA INMÓVIL


Quisiera convencerme de nuevo 
Otro mundo es posible 
pero la realidad es una impresentable
Golpea una y otra vez mi conciencia 
cual piñata.

Los pedazos que consigo 
no resuelven la crueldad 
ni el sinsentido 
ni la pobreza 
ni el miedo 
ni el inmovilismo. 

Somos seres conscientes que huyen 
de lo que la conciencia supone.

Cada día el drama se pluraliza 
a la misma velocidad que mi impotencia. 
La ceguera como aliada se acomoda 
llamando a la sordera selectiva.

Mientras la conciencia huye 
me deja esta sensación 
de vacío inútil
mis ojos se  cierran en banda 
deseando que al abrirlos
todo esté perfectamente maquillado 
para poder seguir con la comodidad 
de mi vida inestable.

Esto es un grito inútil 
una confesión de mi futilidad 
una justificación por nacer 
en el lado (presuntamente) correcto del mundo.

No sirve, enoja. 
No soluciona, ni calma
No es suficiente, ni solidario
Mi llanto silencioso
es una lágrima que sonroja.

Instantánea


A los 8 años descubrió que balancearse le relajaba. De camino a la escuela paraba unos minutos en los columpios de la plaza del pueblo. 

Quedaba raro que a sus 55 recién cumplidos siguiera haciendo lo mismo.

Receta


1 kilo de inconsistencia 
300 gramos de entereza 
una taza de afinidad 
4 onzas de sonrisas 
unas pizcas de amistad 
un buen recipiente 
que consienta los cambios.

Admite la masa unas manos firmes
que mezclen toda la incongruencia
la paciencia, las sorpresas
las decisiones acertadas
incluso las erróneas
las temporales o las definitivas.

Durante el año transcurrido
la mezcla también ha aceptado 
harina de frustración
levadura de impaciencia
susceptibles perlas 
de tristezas y vacíos
mililitros de lágrimas
gramos de mediocridades
impaciencias
inconformismos…

Gracias a las risas y complicidades
este revoltijo de entusiasmos
durante el tiempo necesario
se ha esponjado, emocionado
aceptándose imperfecto.

Hoy se rellena de posibilidades
cubriendose de sueños y proyectos
escondiendo sus miedos y dudas.
Espolvorea ilusiones 
sobre las izadas velas encendidas.
Coge aire 
cierra los ojos
dibuja una utopía
soplando la esperanza
sobre las 45 etapas recorridas.

Trasplante

Escultura "Mujer con cajones" Salvador Dalí


En los  huecos de la cordura 
recolectaba briznas de serenidad 
mientras el silencio acompañaba 
sus suaves movimientos. 

Tenía intención de acumularlas 
para descubrir 
qué grado de supervivencia le acompañaría 
a partir del instante 
en que perdiera la base de su paciencia.

La susceptibilidad se había crecido 
invadiendo todo el espacio 
y se sentía enfermo.
Un reconocimiento interior
hacía presagiar lo peor.

La rendición había llegado 
incluso antes de la lucha.
En el castillo que construyó 
para no caer
ondeaba la bandera blanca.

Pero no contó 
con que los accidentes 
suelen acontecer
en el terreno de lo conocido.

En un cajón olvidado encontró 
un billete a su particular 
reino de Oz
donde podría pedirle al mago
justo lo que necesitaba.

¿Cerebro 
para racionalizarse?
¿Corazón
para quererse?
¿Valor 
para levantarse?

No
Un trasplante de entusiasmo
para curarse.

POEMA DE AMOR… O LO QUE SURJA

llegando al andén sofocada
sin saber que te perdía
Mientras tú,
en el tren equivocado,
viajabas por otra vía.

Me encontraste
reventando piñatas imaginarias
así, a ciegas,
dando palos a burros volando

Me encontraste
quitándome gajos
para convertirme en media

Me encontraste
cegada, loca, construida, sola
llena de lagunas

Me encontraste
sin estar buscando

Te vi pasar
pero a destiempo

Sin darnos cuenta
la serendipia hizo el trabajo
Tu pupila se enterró en la mía

Nos descubrimos
como esos desconocidos
que se ven todos los días

Con el tiempo,
mientras recuperaba
mis porciones cedidas,
conseguí acertarme en tus ojos
completándonos
como partida de trivial ganadora.

Espacio publicitario


Cuando la transparencia es un don 
y la ignorancia un grado  
Cuando desistir es inteligente 
y resistir infravalorado  
Cuando, si los martes no pueden ser lunes, 
todos los días son domingo  
Cuando la pobreza se maquilla 
para salir en todas las televisiones  
Cuando los ancianos, 
los dependientes, 
los parados, 
los jóvenes, 
los emigrados 
tienen un minuto del pregonero  
Cuando disfrazan a los obreros 
de falsa clase media venida a menos
Cuando los espacios 
parecen plazas de verbena  
Cuando las palabras necias 
acuden a oídos regalados  
Cuando la sonrisa 
parece un ejercicio aeróbico  
Cuando lo natural se esconde 
esperando el silencio  
Cuando todo parece posible

No cabe duda

Estamos en campaña electoral 

Cuando el show se acabe 
y todos acudan a sus rincones  
Cuando la abstención gane 
los escaños invisibles  
Cuando los candidatos agotados 
guarden a los peones en sus cajas 
Cuando esos peones eufóricos 
convivan con el silencio institucional  
Cuando la mayoría de los días 
sean como un lunes eterno  
Cuando el fin de mes 
llegue siempre tarde  
Cuando encender una luz, 
calentar una casa, 
montar en un tren 
siga siendo un artículo de lujo  
Cuando caiga la careta
del falso burgués burlado 

No podrá haber duda  
El pueblo habrá comprado
la opción mayoritaria sin garantía 
y sin opción a retorno.

CIRCULO VIRTUOSO


Verterse,
girar alrededor de un sueño
Regresar
donde la felicidad se acumula en pastillas
de instantes vívidos
donde la pasión vino al mundo
donde se parió la razón de lo que se es.

Todo eso para acumular corajes
razones que justifiquen

verterse,
girar alrededor de un sueño
Regresar
donde la felicidad se acumula en pastillas
de instantes vívidos
donde la pasión vino al mundo
donde se parió la razón de lo que se es.

Todo eso para acumular corajes
razones que justifiquen


verterse,
girar alrededor de un sueño
Regresar
donde la felicidad se acumula en pastillas
de instantes vívidos
donde la pasión vino al mundo
donde se parió la razón de lo que se es.

Todo eso para acumular corajes
razones que justifiquen

Verterse...

 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates