Cerrado por vacaciones



-Mira Papá Noél, me tienes hasta los pañales de currar. Ya no aguanto más, estoy aburrido... Aquí me siento hasta que pasen las navidades ¡HE DICHO!

Me enviaron el otro día esta foto y es que no puedo dejar de mirarla y partirme de la risa...

Bueno, en unos días dejo este ciberespacio por unas semanitas con lo que no voy a poder actualizarlo como me gustaría. Me voy de vacaciones a mi tierra, a que me echen de más. Espero poder leer, descansar, escribir, no comer mucho, ir de rondas con mis amigos, no comer mucho, ir a Bilbao saturado de gente, ¿he dicho no comer mucho?, observar, escuchar, ... lo que suelo hacer cuando voy a ver a mi familia, amigos y pueblillo... bueno, lo que suelo hacer siempre pero esta vez desde otro lugar.

Pues nada, aunque suene raro en mi, voy a ser buena por esta vez:



ZORIONAK ETA URTE BERRI ON DENEI

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO
COJONUDO AÑO NUEVO PARA TOD@S



Regresaré...

Un euro de bosque

He pedido en mi carta de deseos
a los dueños de la única monarquía que respeto
no un coche, ni acabar con el euribor,
tampoco un piso más grande
ni quince kilos menos.

He solicitado me concedan
un euro de bosque
donde ir y perderme.

Quiero un trozo
para ver los árboles
ignorarlos o abrazarlos
besarlos u odiarlos

Un espacio verde, solitario y claro
para mis momentos tercos,
para liberar mi yo insoportable.

Un euro de arboleda he pedido
allí puedo enterrar mis lágrimas
darme un lugar de soledad
de sosiego terapéutico.

Un hueco en la espesura
sin límites ni prohibiciones
solo un lugar donde desaparecer

Les he demandado, ya que estoy,
tres minutos mensuales
sobre el monte más alto
de los altos montes

Allá un lugar y un tiempo
donde podré romper mi silencio
y gritar, chillar, saltar,
patalear e incluso insultar
por todo el dolor y odio que me llega

Pido a los reyes magos
Un lugar; bosque, montaña
fondo del mar donde pueda perder
mi locura estable

Siempre quise comprar
un euro de bosque
para enterrar mis iras
tener un lugar recóndito
donde olvidarme por un rato
y regresar con mi yo más limpio.

Carta a los Reyes Magos de una descreída (2007)


"Anda, cómprate un euro (una peseta)
de bosque y piérdete" (Sabiduría popular)



Propongo un juego

Llega la Navidad y con ella los anuncios de dulces, champán (¿o cava?), perfumes. Pero sobretodo nos inundan los anuncios de juguetes. Es increíble la capacidad de anuncios por día que podemos ver en la televisión. Para no llegar a perder los nervios, cuando veo éstos anuncios me planteo lo siguiente: Si fuera un juguete ¿qué sería? ¿Cuál es el juguete que me representa?

Una muñeca. Está claro. Aunque también podría ser una caja de Juegos Reunidos Geyper, son de mi quinta y muestran el azar de mi vida. O un Lego por lo de irse construyendo... No, de ser juguete, sería una muñeca.

Una vez decidido hay que saber qué muñeca ¿Una Bratz? Uy no, cabezona soy pero por un tema de dureza, no de tamaño además ¿os habéis fijado que a esas muñecas no se les quitan los zapatos? ¡Se les quitan los pies directamente! ¡En vez de pies tienen muñones! ¿Una Barbie?... ni de coña. Ni soy rubia, ni alta, ni con ojos azules y mi cintura… no, definitivamente no sería una barbie. Una Nancy, eso es, sería una Nancy como las de mi infancia. Tipo de mujer más bien redonda, real, sin nada de flexibilidad, con los ojos abiertos cuando estoy de pie y ojos cerrados cuando estoy tumbada. Simple y maravillosa Nancy.

Tengo claro que tipo de Nancy sería, la cualidad que me representa. Saldría al mercado como La Nancy indecisa: Independiente pero con necesidad de amigos que la escuchen, sociable aunque tímida, lista, trabajadora, aunque algo vaga y perezosa, llena de preguntas y de incógnitas ¿Haré bien? ¿Me equivocaré? ¿Conseguiré alguna vez lo que quiero? ¿Qué es lo que quiero?...

En el kit, además de una serie de archivos sonoros con éstas y otras 1.000 preguntas y dudas, debe haber de manera impepinable un bolígrafo y cuaderno especial con diferentes apartados; uno para rellenar con la lista de cosas que hacer, de objetivos a corto, medio y largo plazo que pasaría de una hoja a otra tachando -de vez en cuando- lo que se hubiera hecho o caducado; y otro apartado, el estrella, encabezado por dos columnas LOS PROS y LOS CONTRAS para todas esas decisiones y cambios de vida que se replantean cuando menos te lo esperas. No estarían mal tampoco que se vendieran (eso sí, por separado) libros de autoayuda, de los que se compran para luego odiarlos al llegar a la segunda página y dejarlos que amarilleen en la estantería. Varios títulos a tener en cuenta “Cómo despertarse a la primera cuando suena el despertador” “Cómo hacer dieta sin llegar a odiar la báscula”, “Dejar de odiar los lunes es fácil si sabes cómo ”…

El caso es que ahora cuando veo los bloques eternos de publicidad consumista y navideña me pongo a pensar en que estaría bien que comercializaran.

La Nancy indecisa
(música que introduce una voz en off)
La muñeca más real y divertida
Nunca te aburrirás con ella
Siempre tiene algo que plantear...

Ya sabéis, otro de mis devaneos...

Ahora para hacerlo más divertido, os traslado la pregunta: Si fueras un juguete ¿Qué juguete serías?

Incógnita certera

Incógnita certera
la ausencia de los besos
labios abiertos, huérfanos
Recuerdos sacados
de lo hondo del arcón
olvidado a conciencia
por la calma de la pasión

Un brillo, un sonido,
un poema, una brisa
y el exilio regresa
vaciando de serenidad
los bolsillos creados

Estás en mis esquinas
amor atado, sin nombre ya
una esencia que siento tan fuerte
como una niebla atada
con cuerdas cuerdas

Para pensar en ti
la razón me acompaña
la pasión recordada te aviva
pero la sensatez
te pinta en fotografía sepia

Amor lejano
pero al cabo
amor finado.

El grado de desilusión es proporcional
a la intensidad del engaño

Paz al final del túnel


El túnel se estrecha
no hay luz, todo duele
pero hay que seguir.
Los por qué inútiles
con respuestas sordas
de los verdugos,
animales armados
de odios caníbales.
El túnel se hace eterno
pero el regreso
no tiene sentido.

Muertes durante años
odios amarrados
diálogos desinflados
esperanzas enlatadas
para momentos futuros

Es nuestro sueño

Paz al final, seguro
Convivencia sin olvido

Hoy, hoy, hoy...

Soles abiertos cada jornada
gris y rutinaria
como las noticias diarias
blancas, sin brillo,
ideas manidas y tristes.
Eres el personaje que veo
todos los días
ese que no reconocería.
Eres como yo
gris, rutinario
como mis preocupaciones
Un micromomento
a la entrada del metro
una visión.
Dos líneas se cruzan
dos grises
sin más sentido que ir.
Merche va.


Un olor único
a trabajo de horas
un destino guiado
como los raíles del tren
Color negro, lenguaje diferente
sueños rotos
como los míos
Otros amaneceres lejos,
amores, lujos y necesidades
que no existen,
gestos-llave,
dudas-versiones.
La línea de la vida
encrespa el camino
arrastra cansancio diario.
Soy la sombra
de mi compañero de viaje.
Merche viene.

"El cine español es una mierda"


Hace un tiempo que llevo queriendo escribir algo sobre el cine español del que soy, como sabéis, una “inconsciente” defensora.

- El cine español es una mierda
- Vaya, ¿eso crees? ¿ves cine español? ¿alguna película que hayas visto últimamente?
- No, ninguna
- Ah! ¿y por qué?
- Por lo que te digo, el cine español es una mierda.

No sé las veces que se ha reproducido esta conversación, la verdad, el caso es que ésta opinión la comparten muchas personas en este país nuestro y no encuentro la razón por la que la industria del cine español ha sido siempre maltratada, insultada, vapuleada por la opinión pública, y lo triste es que la tendencia se mantiene.
.....

En este punto, me puse escribir una disertación sobre las razones para convencer que esa afirmación no es cierta, es decir, me había salido un pedazo de chapa increíble. Pero luego se me ocurrió que lo mejor era poner ejemplos que a mi me hacen amar el cine… faltan much@s y puede que, para vosotros, otros sobren. Es lo que tiene la opinión, que hay de todo:

Antonia Sanjuán; Antonio Resines; Asier Etxeandía, Azul oscuro casi negro; Bajo las estrellas; Barbara Goenaga; Blanca Portillo; Cándida; Carmelo Gómez; Chus Lampreabe; Eduardo Noriega; El laberinto del Fauno; El niño de barro; El orfanato; El prado de las estrellas; Elvira Miguez; Estrellas de la linea; Felix Gomez; Goodby, America; Gracia Querejeta; Isabel Coixet; Javier Cámara; Jose Luis García Pérez; José Sacristán; Juan Diego; Juan Diego Botto, La Bicicleta; La dama boba; La educación de las Hadas; La noche de los girasoles; La silla de Fernando; La soledad; Las 13 rosas; Leon de Aranoa; Manuel Alexadre; Maria Galiana; Marta Etura; Mataharis; Montse Germán; Nadia de Santiago; Pilar Bardem; Pilar Gómez de Ayala, Raúl Arévalo; Que tan lejos; Salvador Puig Antich; Siete mesas de billar francés; Tocar el cielo; Vete de mí ...

Actualmente trabajo en una pequeña productora que sufre los avatares del cine español, y me duele, más aún que antes, oír que en el cine español no se hacen cosas buenas, una serie de frases hechas, tópicos que se repiten como un ora pronobis. Si, vale, se hacen cosas pésimas pero también hay cosas muy buenas e injustamente tratadas y sobre todo a mucha gente que trabaja dejándose mucho de sí mismo en ellas.

Merece la pena el cine español, defendamos éste como defendemos nuestra propia cultura, porque en definitiva es parte de nosotros.


Gracias por todo tu saber hacer


Fallece el gran Fernando Fernan Gómez, gran actor, gran escritor, gran guionista...

Un grande del cine español

Descanse en paz


Costura de Haikus



Si el corazón
se aburre de querer
para qué sirve
Mario Benedetti (Haiku nº 96)

taivasalla.net

Un corazón gris
no tiene culpa alguna
de ser odiado

el odio mata
el brillo de sus ojos
enamorados

Fulano habló más
al Mengano de la rúa
sobre Futano

y Futano rió
al oir las mentiras que
marcan los celos

de un amor noble
que le rasgó por dentro
quedando vacío

soñó Futano
con días interminables
de besos llenos

labios Mengana
que desea muy nervioso
le lleguen prestos

el amor yerra
al corazón enfermo
pero lo atempla

Futano adora
el recuerdo del roce
y se recuesta

a escuchar esas
mentiras envidiosas
que le divierten

Mengana, ama
al Futano gris, triste
que te aguarda allí

en cada rincón
donde tu aroma dulce,
si, aún descansa.


Ultimamente me rondan los Haikus; un libro, amigos que se arrancan con unos, rincones que publican los suyos y me he dicho ¿porqué no intentarlo? Me bailan los versos de 5-7-5 y seguro que alguna cuenta es incorrecta pero... ¿y lo que me he divertido escribiéndolos?

Si la lucidez existiera


Un hombre mata a su ex pareja y luego se suicida
El orden de los factores sí altera el producto


Levantó la mano
empuñando el egoísmo
el celo, el miedo.
Un grito que hiela y paraliza
sordas marcas en su piel
Esta vez ella no llora
él no vocifera.

Levanta su puño
con acero brutal,
cruza un brillo de amor
una brizna en el ojo
Cuchillo que cae
con veinte puñaladas menos.

La sombra arrastra los pasos
por el pasillo frío
Le acompaña
un sollozo sordo,
infantil inocencia
rota por los golpes
en nombre del amor posesivo

La libertad se asoma
al alfeizar frío, lluvioso
La última mirada de revista
al hogar roto
Ella tumbada, sumisa
en el suelo de la cocina
mira agradecida
al cuerpo que vuela
hacia la libertad
de una víctima apaleada y nula.

Estampa del maltrato
acabado al borde de la acera

Amanecen titulares trucados
Un hombre se suicida
arrojándose con las puñaladas
que no recibió su ex pareja"

El inquisidor de relaciones
encontró la purga a su pecado

Descansemos en paz.

Poebroma (II)

Un haz de luz me traspasa.
Mis más negros pensamientos
desaparecen tras el brillo.
Florezco tras el cristal
con un andar nuevo.
En el tren,
he hecho la fotosíntesis.

Elección

Un hueco
donde perdió su inocencia
tristeza cantada
con el hondo sonido
de la ausencia.

Saúl murió de pena
al dejar sueños inacabados

Siguió avanzando
por sendas ocultas
sin hablar, sin dudar
frente a frente con su sentir
cada paso dolía
por no ser auténtico
pasos obligados hacia delante.

De cómo el bardo de corazón / murió de un ataque de iluminación





(o de cómo nació el cantautor)






El bardo se quedó sin tono
para cantar batallas, relatar historias
de justas, de amores, de reyes.
Un día, si previo aviso,
sus poemas enmudecieron de pasión
No olvidó las notas
pero se vaciaron sus palabras
afeaba sus ritmos la falta de emoción.

La corte sentía pena de su desdicha.
El sonreía a su condescendencia
lágrimas provocaba su vacío.
Amores contados por todos
acudían a sus oídos
pero no llegaban a poesía.
Tanto lo intentaron,
despertar su creación,
que inventaban.

Y al invento acudieron
Adalberto y Genoveva,
dos personajes
intangibles, etéreos, perfectos.
Un hombre bello, apuesto, bueno
aguerrido, sensible y seguro.
Una mujer alegre, graciosa
bella, ganas de servir,
casarse y tener hijos.

Allí en la tierra del bardo
se conocieron y estrecharon amistad.
Fue muy nombrado el momento
de su encuentro
Un día de mercado
ella posó los ojos sobre él
él sobre ella.
Todos los que los vieron
apartáronse
para facilitar su cercanía

Son sus manos tambores
sobre la curvatura de su cadera.
La música del día
cimbrea su esqueleto
y al compás, el amor inventado,
acrecienta la fantasía.

El bardo abre sus oídos
se impregna de cada minuto relatado
como si recobrara su don.
El pueblo le cuenta que Adalberto
pidió el trozo de cuello de Genoveva
el que esconde bajo su lóbulo
Genoveva se lo ofreció
a cambio de su dedo meñique
y del roce de sus labios en la sien

En el mercado, la conversación
era seguida por muchos
sorprendidos, curiosos.
Contaban que el padre de Genoveva
interrumpió abruptamente
ese baile irreal
arrastró a Genoveva, al ser ya vacío
porque todo lo que importaba
estaba en los dedos de Adalberto.

El caballero buscó todos los días
a Genoveva sin éxito
mutaba su rostro a una mueca
de perpetuo dolor.
Genoveva también languidecía
presa de una angustia sin parangón.
Su padre era ciego a los suspiros
sin consuelo
prohibió a los miembros del hogar
hacer caso a sus súplicas.
Ese chico no te merece, Genoveva,
no tiene oficio ni artificio,

solo posee palabras bonitas

con las que ha poseído tu sombra


Genoveva asiente apenada
reconoce su mal
sabe que no hay más cura
que lo solicitado a su amado
Solo el roce de sus labios
en la piel suave de Adalberto
le devolverá la vida.
Pero no puede desobedecer
al padre equivocado.

El bardo escucha en silencio
asintiendo en cada frase
sin pronunciar palabra.
Los que lo relataban
animados por su mutismo activo
aumentaban el amor
de Genoveva y Adalberto
hasta hacerles amantes celestiales

Bardo no quiere decepcionarles
piensa en cantar
los amores imposibles
de Genoveva y Adalberto
con el mismo afán
que veía en los ojos chispeantes
de sus conciudadanos.
No quiso contrariar
la necesidad de creer mentiras
las que a él provocaron su mutismo

No fue enfermedad, amnesia, dolencia
fue descubrimiento.
Su Genoveva no era intangible
se llamaba Rebeca,
trabaja en su hogar
mientras él compone odas.
Mujer risueña, con la belleza
propia de la sinceridad,
carnal, deslenguada,
con chispa, alegría.
El bardo se sorprende
mirando su rostro
le despiertan y activan
las lacerantes puyas de su asalariada
y los poemas escritos
cambiaron.

Ya no gustaba de flores,
linos, almas, pureza
si no de labios, cuerpos,
pechos, sonrisas,
precios de carne y verduras exorbitados
palizas de patrones canallescos.
Ella fue la razón de su silencio
sus poemas no eran ya
políticamente correctos.

Frente a sus vecinos
el bardo quiso agradecer sus esfuerzos
volver a cantar
las historias de amor,
de reyes, de batallas y justas
a aquellos que le esperaban.
Les convidó a una actuación
frente al rey, en sus tierras,
un sábado tras pantagruélica comida
Allí acudieron los mejores,
los elegidos, los felices
y le contaban que Genoveva,
presa de una honda pena,
moría de amor
y que Adalberto se encerró, loco.

Bardo mudo, sonriente
saludaba a todos
agradecía sus palabras
e incluso sus inventos.
Templaba cuerdas
de la cítara
de su garganta.
Comenzó con su canción
más conocida que corearon todos,
achispados por el vino.

No era disfrute lo que sentía
vacío más bien que se afianzó
al coincidir su mirada
con los transparentes ojos
de su Rebeca.

Carraspeó al final y pidió palabra
El monarca se la cedió.
Con decisión miró a los presentes
para decirles:
A Genoveva y Adalberto dejémosles
con su amor imposible.

No podemos desde aquí

ablandar un corazón paterno

que no existe.

Permitidme pues

que os cante
un poema propio


Todos aplaudieron
su nuevo despertar y
ansiosos escucharon

En el reino que nos encontramos
canto día tras día historias
que nos hacen disfrutar
de falsas penas y alegrías
por no ser las nuestras

Pero hoy canto a las curvas
de la mujer a la que pertenezco
esa cuyos labios sedientos
claman justicia
por un pan más barato
por nómina, pago de horas extras
seguridad social y vacaciones

Rebeca madre soltera
reivindica la paridad
la conciliación de su vida
laboral y familiar.
Ella despertó mi alma
llena de falsedades
y tules decorativos
me hizo recuperar
las ganas de cantar
alto, claro y con fuerza.

Rebeca posó su boca abierta
sobre el cuello cansado
de tantos cantos
despertose un alma noble
que mintió durante años
sobre el amor etéreo
sobre luchas regias injustas
Ocultando bajo lo artificialmente bello
la verdad del hambre
del elevado precio del pan
Canto hoy, además,
a la rutina de una arruga
al pelo alborotado, al ronquido
a la risa escandalosa
a la pereza tras la comida
a la sombra del cansancio
bajo verdes ojos claros
no quiero cantar más
a gacelas, doncellas, gestas y justas
todo eso vacía mi alma
Hay cosas más reales que gritar
os pido a vosotros
absortos oyentes
que escuchéis el rumor
que sale tras las odas
de amor falso
para que cantéis conmigo
lo que os acompaña
frente al espejo


Aquí muere el bardo
ser vacío de contenido
lleno de
floritura
Muere por el ataque
de la iluminación
de lo que importa.

Pero no se preocupen
muere para nacer de nuevo
como intérprete de la esencia.
Llámenme incendiario
bolchevique,
subversivo idiota
Pero prefiero
el rol de cantante
autor de mi propia vida.

...

Si el cauce del río
se da cuenta de un engaño
Si su ritmo se modifica
su velocidad se contiene
su fuerza se controla
La reacción puede ser tardía
pero desbocada
Arrastrará la mentira
Debastará las construcciones
más profundas
Piedad será lo último que nombre
Y con legítimo derecho
recuperará su espacio
hasta volverse manso


ELLA - ¿Sábes qué es inmortal?

ÉL - No

ELLA - El error

ÉL - ¿Y el acierto?

ELLA -
Los aciertos son errores bien interpretados

El adiós para mi abuelo


A Jacobo
A Felicidad, a Juana, a Gabriel

Hay seres queridos
que se van
dejando olvidada su maleta,
con pasos cortos,
ininterrumpidos,
van despidiéndose.
A veces impresiona el portazo,
nos sobresalta la ausencia,
abrimos una y otra vez la puerta
intentando comprender.
En ocasiones nos sorprendemos
ayudando a la marcha,
escuchando su trámite
acompañando su tiempo.
Cuando te quieres dar cuenta
te encuentras un poco más solo
se acumulan las preguntas
las palabras en la boca.

Se fue un ser querido silencioso
estoico, severo, decente
que escondía vidas y verdades
para mostrar lo que quería enseñar.
Fue precavido y práctico
hasta para irse.
Zamorano recio al que nunca
se le escapó un te quiero.
Una caricia esquiva
múltiples besos en la mejilla,
beso de abuelo,
no hace falta más.
Se fue el defensor
de que el trabajo bien hecho
debía hacerse ya
el dueño de la máxima
“lo bueno tiene que ser”
Se abandonó en el regazo
de la muerte
salieron juntos por la puerta.
Recordaré su mirada pícara,
sus bromas, lo no dicho
Me queda aquí dentro
su maleta
llena de él, de nosotros.

Abuelo
descansa en paz
Allá donde hayas decidido ir

NOTA DE LA AUTORA: Este es un poema creado por Avellaneda, por mí, su autora. No me importa compartirlo porque la creación es universal pero si lo vas a utilizar, por favor, cita la fuente porque la autoría SI que es única. Muchas gracias

Viajes con poco glamour




Madrid-Barcelona un sábado cualquiera.

Después de superar, o dejar pasar un episodio de angustia en la estación de Avenida de América (no supero el trauma de pasadas despedidas y encuentros), me acoplo en mi sitio y oigo la voz monótona, de resignación del conductor donde nos indica que tenemos delante 8 horas de viaje Madrid-Medinaceli-Zaragoza-Barcelona “Les recuerdo que es obligatorio el uso de cinturón de seguridad y no se permite quitarse los zapatos, no pueden ir ustedes descalzos” He estado a punto de pedir melorepita por si ha sido una alucinación pero me he quedado con las ganas y he escondido mis pinrelillos cubiertos por unas escasas sandalias por si acaso.

Mi asiento no está mal, es el número 11 ventanilla. A mi lado un chico joven con cara de sospechoso, bigote de mariachi y movimientos que le delatan como un sufridor de hemorroides en silencio. Eso o que realmente lleva una bomba en los pantalones. El caso es que ha estado sentado a mi lado 3 nanosegundos tras lo cual se ha ido hacia atrás. Habrá encontrado un sitio mejor. Bien, viajo sola.

Nunca realizo actividades sociales en los autobuses o transportes públicos, no me considero una persona charlatana y mucho menos en un viaje. Excepto un escueto “Hola, ¿dónde está el puñetero número de asiento?” no suelo abrir más la boca, en eso mi mp3 es mi aliado (¡Viva la tecnología!).

El caso es que en estos viajes largos me da por pensar. Cuando ya el culo se acartona, la cabeza se embota, las ideas delirantes surgen. Si no, al tiempo.

Las áreas de servicio donde paran los autobuses son pequeñas ciudades con su propia idiosincrasia. Allí trabajan seres con cara de estar hasta las narices de aguantar a mogollones de clientes cíclicos. Funcionan como el perro de Pavlov, se activan cada media hora aproximadamente “Hola. Si, el baño al fondo a la derecha. No, no tengo Nesquik solo Colacao. Si, la tortilla es de hoy…

Siempre me ha dado por pensar qué tipo de gente trabaja allí, imagino que serán de pueblos cercanos. O puede que tengan una micro-sociedad tras la puerta del almacén. Si es así, si es un país independiente, la economía les debe ir genial porque por una bolsa de fritos y unos chicles me han tangao 5 €. Los he pagado con una cara de gilipollas… ¿Qué harán con los beneficios? ¿Financiarán tropas subversivas?.

Dormito un poco sintiendo que mis cervicales aún se mantienen jóvenes. Cuando mi cabeza parece que va a caer irremediablemente chocando contra las rodillas, éstas hacen tope como un resorte y la levantan. Bien, aún no me he muerto.

Estamos en Zaragoza y tengo nuevo compañero. Mi mariachi ha seguido con sus movimientos extraños, quizá ha matado al que iba en su asiento. He ganado en el cambio, al menos en volumen. Dos semi king size sentados en los asientos 11 y 12, una escribiendo las memorias del viajero sin glamour y el otro con sudokus, esos ejercicios inventados por el mismísimo diablo.

Estos viajes tan largos y variopintos están vetados a la gente con glamour como por ejemplo Victoria Beckham (y está bien, ya que es del todo sabido que la mezcla de perfumes caros es considerada arma química), aunque he de decir que su look ha hecho mella en España. Unas 10 clones de la mujer del rubito multimillonario y pijo he contabilizado ya: pelo largo con mechas rubias estratégicamente mal peinado, gafas grandes tapando medio rostro con lo que la boca queda en el extremo inferior de la cara, anulando casi la barbilla y dando al gesto un aspecto de perdonar la vida a quien se cruza en su camino.

Estoy deseando hacer otro alto en el camino para saber si no me he quedado parapléjica y si la sangre me circula, pero creo que no habrá más paradas hasta Barcelona. Qué incómodo es todo esto...

Parece que vamos llegando. Necesito oxigenar mi cerebro porque ya comienzo a sentir que mi muslo se está fundiendo con el de mi compañero y ahora que lo miro, quedaríamos muy extraños de siameses.

Acróstico personal


H
éroes, son anónimos
Amores, me alimentan
Silencios, sé interpretarlos

Ausencias, no las entiendo
Muertes, las condeno
Alegrías, las cultivo
[Mentiras, con ellas convivo]*
Decepciones, las ignoro
Odios, los evito.
? Mil dudas...

Miedos, aprendo a alejarlos
Infancia, me desconcierta

V
ejez, me provoca ternura
Idiotez, tengo momentos
Diálogo, imprescindible
Amigos, los descubro

J
uventud, me reta
Ultimo, tu beso
Empatía, mi principio
Guión, futuro
Abrazos, los atesoro

A
tardecer, el despertar de los sentidos

Egoísmo, mal común
Soledad, mi amada
Orgullo, el desconocido

*Después de un tiempo me he dado cuenta que este verso aunque es cierto, sobra... Sorry.

Felicidades FOGONAZOS

Hoy es el cuarto cumpleaños de un espacio que es una de mis visitas diarias y que recomiendo a todo el mundo desde este pequeño blog: Fogonazos .
Fue el primer blog que descubrí cuando empecé en este mundo cibernauta. Estaba buscando algo sobre el Oso de Tolstoi, me topé con él y desde entonces es una de mis visitas obligadas. Cada post es un asombro, como en el que cuenta que en Munich hay gente que hace surf o que en Mauritania hay playas fantasmas.
Somos muchos los que le leemos, aquí y en muchos puntos del mundo, pero se lo merece. Vaya desde aquí mi más sincera felicitación y espero que siga así muchos años más.
Os dejo el montaje que ha creado con las imágenes de sus mejores post.

Amig@**


Es la amistad un puente infinito
aquel que te cruza de punta a punta
señalando cada ápice de tus dudas.

Afianza un camino incierto pero firme,
juega con secretos, medias verdades,
sonrisas, risas, palabras, miradas,
momentos vacíos, silencios llenos,
sentimientos claros sin poder ser dichos
Amigo te quiero decir que te quiero decir que te quiero.

Te convido a acompañarme,
a escuchar, a hablarte.
Amigo sin ti sería diferente,
miraría sin tus ojos
con lo que mi ceguera sería crónica.

Mira dentro, te invito a mi rincón.
Si me ves silenciosa,
comparte mi silencio.
Gracias por tu respeto
por tus palabras
perdona mis juicios
mis torpezas y olvidos.

Acompaña mi soledad
sé parte de mi historia.

Gracias por estar ahí siempre


** Poema por terminar (hay tanto que decir...)
Es en la segunda vida cuando vienen los arrepentimientos, así que, no pierdas en eso tu tiempo

Limpieza Kármiko-Episódica

Estoy de limpieza kármico-episódica en casa. ¿Qué es eso? Pues muy sencillo, son fases de todo ser humano que es poseído, en un pequeño o alto porcentaje, por una urraca que se afana en atesorar y acumular cosas inservibles debe pasar tarde o temprano.

Es mi caso, pero no solo acumulo enseres y trastos, también tengo un punto literario por decirlo de un modo más romántico. Mi madre acuño un día el término “la papelitos” (o papelorios) por mi tendencia a guardar cualquier trozo de papel escrito, garabateado, dibujado que tuviera algún sentido para mí. Efectivamente, todos lo tenían y lo siguen teniendo.. .

Tengo documentos de mis primeros escritos, esos que perpetré cuando ni siquiera sabía escribir. No sé que edad tenía pero me dedicaba a trazar líneas y líneas en cualquier soporte que pillara (libros, cuadernos, folios). Para mi era como si estuviera escribiendo historias que me contaba a mi misma, imitaba a mis hermanos tan mayores y listos… Era la ilusión que me hacía; que sabía escribir y que mis hermanos eran listos. También tengo papelitos adolescentes intercambiados en las clases con las amigas de la edad del pavo; mis primeros poemas; esos dibujos que hacía a mi madre para pedirle perdón (“Mamá, no lo volveré a hacer… ¿me dejas ir a la excursión de Santander?”). Recuerdos…

Pero hoy ha tocado limpieza kármica en mi habitación y en este caso no de papeles. Estoy de crisis, existencial, de cambio, de cerrar baúles o de cederlos, no lo sé. Pero me ha dado por vaciar mi armario ¡Atomarporculo la ropa!.

Me ocurre con el vestuario como con los papeles aunque en este caso el acúmulo no se retrotrae a mi infancia. Seguro que lo que cuento les ocurre a muchos, por ejemplo, ese pantalón vaquero que algún momento de vuestra historia lejana, muy lejana os entró y que ahora ni con el mejor aceite de oliva virgen pasaría por los tobillos. A mi me ocurre con los pantalones y con centenares de camisetas que en su día me quedaban estupendas y ahora marcan hasta la fecha caducidad de mis más pequeñas lorzas.

He guardado esa ropa (ahora se resume en una gran bolsa) durante varios años con la plena seguridad de que en algún momento sería capaz de ponérmela. Pero definitivamente ha sido la prueba que demuestra las siguientes teorías en las que creo firmemente; mi cuerpo bien al sol, bien bajo la lluvia, con frío o con calor se ensancha y nunca vuelve a su ser y toda la ropa que durante una temporada no ve un rayo de sol encoje. Irrefutable e indiscutible. He dicho.

El caso es que he abierto el armario y me he transformado en la maniática de la limpieza de la república independiente de mi casa… Fuera cajas, perchas, toallas, vaqueros, bolsas, bolsos… y una vez todo fuera una voz en mi interior me ha dicho “no te engañes, ahí no entras; Ese vestido no puedes transformarlo en camisón; Esa camiseta era bonita en los… bueno no ha estado nunca a la moda. Tírala, tíralo, ¡¡¡TIRALOS!!!”. Pasadas unas horas he dejado el armario medio vacío, un poquito también vacía mi pena y he llenado una gran bolsa con la ropa de esa mujer que ya no soy.

Iba a seguir con el resto de la habitación pero este estado psicológico tiene sus tiempos. De ahí que sea una limpieza karmica y episódica. Este ha sido el primer capítulo pero promete continuación, aún no se me ha quitado esa sensación denosequé.

Creo que dentro de poco habrá un cambio en mi vida, lo presiento… por ahora debo de hacer una visita a H&M que el armario se me ha quedado un poco huérfano y necesito retroalimentar mi futuro karma.

REGRESOS


El regreso
te torna torpe, inseguro,
distante, distinto.
Mirar y no reconocer
todo aquello de lo que provienes.
La edad es inexorable
con todos, con todo.

El regreso es
incertidumbre
para el que vuelve a mirar
aquello a lo que no pertenece.

No me gusta volver
solo quiero regresar
con sufrimiento momentáneo
de lo dejado atrás.

La edad avanza,
evolucionas y regresas
para estancar momentos
que no se repetirán,
que no quisieras repetir.

No pertenezco
pero soy,
no soy
pero me pertenecen.

La lejanía da esa perspectiva.

Vuelves y encuentras
huecos añejos,
miradas tanteantes
vueltas y novedades,
rencores olvidados,
nuevos odios y desprecios,
problemas inconclusos
eternos sinsentido.

Regreso siendo ahora
y descubriéndome
en el ayer.

Instantes



Un sutil susurro
en tarde de domingo
bajo las sábanas calientes
durante un momento
de placentero sueño
Revolución eléctrica en los dedos
recorren los rincones más frágiles,
abren compuertas inasequibles

Una dulce batalla de dominio
que comienza con el leve
movimiento de sus labios.

¿A quién pertenece la decepción?


Yo me/te/le/os decepciono
Tú te/me/nos/les decepcionas
Él se/nos/os/les decepciona…

Decepcionar es un verbo de múltiples viceversas


Sin arrepentimientos

Una y otra vez te veo
en cada rincón de mi memoria
Me revuelve la rabia, el dolor
de no poder atar tu recuerdo
al bloque del pasado,
desprenderme de tu presencia
que hace que tiemble.

Hay momentos insufribles
cuando sonrío al recordarte
cuando sueño tu mirada
e intento tocarte cuando huyes.

No hice caso a tu advertencia
te metí tan adentro
que arrancarte es
darme la vuelta,
ser otra persona,
la que te olvide y entierre

Uno sólo conserva
lo que no amarra

dice la canción
debe ser por eso
que no te has ido
Solté tus caricias y besos
tus palabras llenas de pasión y deseo
tu cuerpo dulce,
tus reflexiones más sinceras
pero aún estás conmigo
sigues siendo parte de mi.

Estás incrustado a fuego
tatuado en mi piel
tal y como lo pedí
lo quise, lo deseé.

Sin arrepentimientos.

Felicidad infiel

Son las 11 de la noche de un mes de septiembre en una calle medianamente concurrida de cualquier ciudad. Nicolás se dirige con paso decidido hacia su casa. Es un hombre de cuarenta años, alto, bien parecido, pelo corto y aún abundante, trabaja en una gran empresa, en uno de esos departamentos con nombre inútil de los que se crean solo para dejar bonito el organigrama. Tiene una vida ordenada; trabajo, familia, paddle, amigos… sus rutinas le han hecho un hombre tranquilo. Le gusta su statu quo, no quiere ni pide cambios, se ha amoldado bien a su vida perfecta. Es más, se regodea con sus amigos al decir que no le afecta la crisis de los cuarenta que nunca se pondrá un piercing, ni un tatuaje, ni se echaría una amante.

Pero hoy no es el Nicolás de todos los días. Se mueve nervioso por la calle. Su mano derecha se alterna en varios movimientos que van desde agarrarse la barbilla y abrir intensamente los ojos a revolverse repetidamente el cabello mientras va rumiando frases sin sentido

He tenido que trabajar hasta tarde ¡el cabrón del jefe! Me pide un documento que necesita para una reunión que tiene mañana a primera hora ¿tu te crees?... ¿eh? ¿Susana? Eh… claro, es mi ayudante y si, se ha tenido que quedar… no Bárbara, no es lo que imaginas… de verdad… no hay nada entre nosotros… es solo sexo….

Nicolás se para en seco “¡Dios! Me pilla fijo

Reanuda su nerviosa marcha con grandes zancadas y retoma sus reflexiones.

Salí de la oficina un poco más tarde que todos los días y no te puedes creer lo que me ocurrió. Te cuento, pero algo increíble ¿eh? Me he quedado encerrado en el ascensor durante ¡3 horas! ¡No veas que agobio!... ¿Qué? ¿Con Susana?... Pues si… estaba allí… de verdad Bárbara, ha sido casualidad… Que no, no es lo que imaginas… es solo…. ¡Agg!

A su alrededor los viandantes miran asustados a ese hombre desesperado gabardina en mano que deambula por la calle diciendo frases inconexas.

¿Y si llamo a Manuel? Preparo una excusa aprovechando que anteayer fue su cumpleaños. ¡Eso es! Que vino a la oficina a buscarme para tomar unas cañas y celebrar así su cumpleaños… Si, claro Bárbara, se vino Susana con nosotros, ya sabes que se llevan muy bien. ¡Por dios! No veas fantasmas donde no los hay… Joder, claro que está buena Susana pero… en serio Bárbara, que no ha ocurrido nada importante… eh... eh… con importante quiero decir que ella no me importa como tú…. ¡MIERDA!

Se vuelve a detener, saca un pañuelo para secarse el sudor de su frente y al mirar a su izquierda se da cuenta dónde está. Se acerca al portal mientras localiza las llaves. Arrastra derrotado los pies, parece que ha decrecido 3 centímetros.

Mira Bárbara, eran las 8 de la noche y me iba a ir a casa, pero llegó Susana con esa blusa tan sexy y… follamos como locos sobre la mesa de la oficina

Tras un profundo suspiro, entra en el portal.

Se enciende la luz del descansillo del segundo piso. Nicolás intenta meter la llave en la puerta del 2º A demorándose un poco pero antes de que consiga hacerlo la puerta se abre. Al otro lado aparece una mujer de unos treinta y ocho años, guapa, el pelo moreno recogido en una coleta alta, lleva un pantalón y una camiseta dos tallas más grande de lo que necesitaría y mira a Nicolás entre asombrada y expectante.

Bárbara. Te quiero” dice claramente Nicolás manteniendo sus ojos fijos en ella.

Sin dejar de mirarle pero cambiando su expresión a una pena infinita cierra la puerta dejando a Nicolás con las llaves en la mano.

La luz del descansillo se apaga, solo se escucha un llanto quedo y un enfatizado y susurrante “mierda” prendido en la oscuridad.


En tu ombligo
puse la punta del compás
para trazar un círculo perfecto
Es en el vértice más agudo
de donde me gusta beberte

Oraciones

Creo en el deseo inabarcable
en cascadas de sentimientos
sensaciones desbocadas

Creo en manos salvajes
en labios cálidos
abrazos eternos
cuerpo aprendido

Creo en el amor
caída libre sin red
el que te daña por dentro
el que te ilumina por fuera.

Creo en la persona que soy
en mi camino desconocido
en mi miedo
detalle claro
de mi manera de andar
Creo en mí
porque me siento perdida

Creo en la pasión del amor
que dura una caricia o un beso
que dura mientras te sientes ser
aun cuando te mueras por dentro

Odio el amor falso
el servilismo, la anulación
la caza y el compromiso sin libertad

Odio las películas de Meg Ryan
que a veces siento marcadas a fuego
Odio sus finales alegres
odio que oculten el hastío,
el romanticismo de la rutina, la vida.

Odio la ñoñez, amor prefabricado
sin riesgos ni dobleces
amor color pastel
vestido blanco, traje negro altar floreado
camino a una felicidad
que debes construir dentro de ti

El amor verdadero existe
el marketing lo desvirtúa y afea.
Creo en el amor
sin marcas comerciales.

13 rosas



A Nieves Torres, Concha Carretero, la Dinamitera Rosario Sanchez y María Vergara... Mujeres con mayúsculas

Hay mujeres
que tuvieron pocas madrugadas
Un cinco de agosto amaneció
sobre sus cuerpos muertos
Inocencias despertadas
en el bando equivocado
Creencia en que otro mundo
es posible en medio
de un horror silencioso
Odio seguro al carcelero
condescendencia, y piedad
para con los verdugos.
Ellas en la tapia temblaron,
cerraron sus ojos
En la cárcel silencio, lloros
puños arañados, hambre domada
incertidumbre dolorosa
de ser la siguiente
Hay mujeres que después
han tenido mas de ochenta alboradas.
Sobreviví a las trece rosas,
las vi partir con el miedo en sus faldas
y la incomprensión en sus mejillas
lloros quedos, miedo atroz
cierro los ojos
un rumor
nos matan, nos matan
me estremece
Un amanecer de 5 de agosto
volví a abrir los ojos, estaba viva
pero me habían asesinado un poco.

Síndrome de Capuletos y Montescos

El Síndrome de Capuletos y Montescos es un estado psicológico en el que la víctima desarrolla la creencia ("a pies juntillas") de que posee la razón absoluta de un hecho, la opinión acertada de alguien o de algo, asevera también que el resto, todo aquel que no está de su lado y opine lo mismo, está tremendamente equivocado y -en los casos más severos de esta enfermedad- son personas a odiar, hacer daño y tener como enemigos.

Todos los seres humanos en mayor o menor medida, han tenido en algún momento episodios, crisis momentáneas de Capuletos y Montescos que se solucionan con grandes dosis de empatía, asertividad, y diálogo (mirarse al ombligo da buenos resultados) aunque también son conocidos casos de personas en las que este síndrome es crónico y de difícil curación.

Viaje a Noruega-Suecia. Junio’07

Mis cortas vacaciones de este año han transcurrido allende la frontera española, me he ido con unos amigos a Noruega y Suecia. Intentaré ser lo más sintética y clara posible en mi exposición sobre el itinerario. Eso si, no prometo objetividad.

El viaje ha sido, entre otras cosas, un test de cómo funcionan los transportes en los países nórdicos. Excepto bicicleta y patinete, los hemos probado todos, y la evaluación ha sido positiva. Decir que varios de los asientos de autobuses, trenes, tranvías, metros y barcos de esos países tienen parte de las células muertas de nuestros culos en su poder. Muchas, millones... Hemos pasado tanto tiempo en dichos transportes recorriendo el país que, cuando llegábamos a los diferentes destinos, tenía verdaderas tentaciones de hacer como aquel Papa, el anterior a Benedicto taitantos: besar el suelo. En nuestro caso lo sustituíamos con una foto y una frase ¡hemos llegado POR FINNNN! (véanse nuestras caras de satisfacción en varias fotos, la última tras 12 horas de tren-):


Otro dato que quería resaltar es el carácter de los nativos. Son rancios, la amabilidad brilla por su ausencia. Vale que no teníamos idea ni de noruego ni de sueco y que nuestro inglés era un fluido “ingleñol” que se entendía porque lo acompañábamos de nuestros gestos, pero tampoco era para gruñir y tener esa mirada tan torcida. Creo que, si no me equivoco en las cuentas, nos perdonaron la vida unas 261 veces. Y luego en la Costa del Sol se les trata como a reyes…

A parte de estas puntualizaciones totalmente subjetivas paso a contar el periplo por tierras nórdicas.

Iniciamos el viaje en Madrid el miércoles 27 de junio. Nuestro destino, Oslo. Primera pelea con el idioma… He descubierto que la sonrisa es el lenguaje universal. No es lo mismo decir “lléveme a la dirección debajodeunpuente” con un ingleñol patético y con un sudor frío, que enseñar unas hojas con las indicaciones de cómo llegar acompañándolas de una gran sonrisa de "por dios no preguntes... ¡no preguntes!". Tres sonrisas ganaron y el taxista nos llevó a nuestro destino (eso si, cogiendo las curvas como si Fernando Alonso le hubiera poseído).

Oslo es una ciudad cosmopolita, civilizada, perfectamente colocada, sus calles, sus casas, su gente (¡que tipos y tipas andan por sus calles!). Todo está en su sitio, una calma chicha sospechosa de esas que te dan un poco de yu-yu porque piensas que en cualquier momento un perfecto noruego, rubio, alto y guapo va a sacar la recortada y a liarse a tiros.

Estuvimos en el parque de Vigeland. Un lugar increíble. En él se pueden ver las esculturas realizadas por Gustav Vigeland: Esculturas humanas inspiradas en acontecimientos de la vida cotidiana, evocando momentos como el nacimiento, la infancia, la adolescencia, el primer amor, la madurez, los hijos, la familia, la vejez y la muerte.


Al día siguiente de nuestra visita a Oslo salimos muy pronto (y cuando digo muy pronto, es muy pronto) a iniciar el día T de Turisteo, de Transporte, de Tira por la maleta/mochila, realizando el siguiente recorrido:

- Tren Oslo-Myrdal (foto de llegada arriba)

- Flashbana- Tren de una hora que recorre las montañas verdes, frondosas, surcadas de cascadas (foto de la cascada cogida por los pelos desde el tren en marcha)

- Barco que nos lleva por el increíble Fiordo Patrimonio de la Humanidad, el más estrecho del mundo.

- Autobús "pa'bernos matao" que nos lleva por una serpenteante y estrecha carretera, desde Gudvagen a Voss. Eso sí, las vistas desde arriba de la montaña acongojantes.

- Tren de Voss a Bergen (otra foto de llegada).

- Derrotados por goleada.




Después de un sueño reparador en el albergue nos dispusimos a visitar Bergen. Es la segunda ciudad más grande de Noruega, con 244.620 habitantes de los cuales 100.000 son estudiantes de Erasmus, hispano hablantes y trabajadores en el mercado de pescado, atracción turística de dicha localidad. Vale, exagero, pero españoles había y muchos. No dejéis de daros un garbeo por los puestos de pescado para probarlo... está riquísimo.
Me gustó la ciudad con sus coquetas casas de madera de colores. Es como estar en una ciudad de cuento.

Subimos en funicular a la colina (Floyen, con o rayada) desde donde se pueden disfrutar de unas vistas preciosas de la ciudad. Allí arriba, con toda la solana, comimos unas gambas y patas de cangrejo de las que disfrutaron mucho el 50% del equipo y de un helado del que disfrutamos el otro 50%.
Foto de rigor con el Trol tamaño ¿natural? y bajada hasta el pueblo andando por medio de la naturaleza y bajando unas cuestas de 45º de inclinación lo menos.
Disfrutamos de la ciudad haciendo lo que más me gusta cuando voy a algún sitio, callejear, dejarte sorprender por los rincones, y de eso tiene varios Bergen.

El resumen del día siguiente es 12 horas de viaje en tren Bergen-Oslo-Gotteborg. Llegamos vivos, creo aunque sospecho que parte de mí se quedó en alguno de esos vagones.

Llegamos a Suecia, a Goteborg. Es una ciudad también cosmopolita, joven pero me pareció más real que Oslo, quizá por que era más pequeña, más cercana, quizá porque llovía como en el Bilbao de las mejores épocas, no lo sé, pero mis vibraciones eran más positivas. Allí nos dedicamos a callejear, subimos una torre desde donde se divisaba toda la ciudad (madre mía que escaleras rompe piernas), hicimos compras, visitamos la catedral Gustavi, la iglesia Oskar Fredrik, disfrutamos de la hospitalidad de Maria José y... se acabó el viaje.

En total fueron 6 días intensos de visitas raudas, ohhhs, fotos, momentos de cansancio, de risas, de silencios, pero el viaje mereció la pena. No he contado ni la mitad de las cosas que vimos que fueron muchas, solo he hecho hincapié en lo que más me llamó la atención.

A estas alturas del tostón, es hora de poner las fotos que llamo "qué bien nos lo pasamos" o que se pueden llamar también "aún tenemos la edad del pavo":



Espero que os haya gustado. Si tenéis ganas de ver más fotos no hay más que decirlo: Alicia, Ivan, Maria José y yo organizaremos visionado de las 800 fotos que hemos hecho. Peticiones a mi correo :-).

Censura "real"


Todos hemos visto la portada de marras... pero hay más


En plena ¿democracia? el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ha ordenado, a petición de la Fiscalía General del Estado, retirar de los quioscos y prohibir la difusión del último número de la revista satírica El Jueves por un supuesto delito de injurias a La Corona.

Esta noticia está siendo divulgada en medios y en diferentes blogs, si puedes y quieres, haz tú lo mismo.

Iba a hacer una disertación sobre la libertad de expresión y el derecho a reirse de lo que a uno le de la REAL gana... pero, no tengo comentarios. Sobran


Bueno, si, tengo un solo comentario. A por la III República (¡Coño ya! -añado-)

Reedito: 2.07.07 Han clausurado la página de El Jueves.
Por cierto, hay otras personas públicas que han "injuriado" a la corona como Federico Jiménez Losantos ¿Se ha clausurado la COPE?

Postit en el espejo




¿ERES FELIZ? Pregunta el reflejo
y la laguna entre sus hombros
no sabe qué contestar.
Un tímido sí cae de sus labios
Se sonroja por la gran verdad susurrada

Poseo brazos largos y perfectos
unas manos que no empuñan armas
piernas claras, desnudas y firmes
que no pisan fango, ni sangre rutinaria
un ombligo rodeado de piel
caderas redondeadas que soportan
un cuerpo
completo
libre.

Veo injusticias pero veo
Oigo insultos pero oigo
Toco rencor pero toco
Saboreo besos... Saboreo
Siento todo lo que llega:
Golpes a manos llenas
gritos de dentro,
soledad amiga
que te hace llorar...

Sufres pero vives,
lloras pero vives,
ríes y vives,
hablas y vives,
escuchas y vives.
ERES FELIZ le asegura
No puede sino responder
Estoy hecha para eso
Ahora sí

Mañana quizá

Instante detenido


Vigeland, Oslo. Jun'07

Amor, no dudes
avanzo hacia ti
no tiembles,
soy tu camino
acompaño tus pasos
sin pisar tus pies.

Acoplaré mi ritmo
al sonido de tu corazón
serán mis sueños
los que te acunen.

Ámate mientras
me desgarro
sintiéndo

Escuchame
si te miro en silencio
Soy tu, eres yo
no estás sola

Un abrazo
es mi paz
el refugio del dolor
la cura de mis heridas
el tiempo detenido.

No quiero abrir los ojos
para no perder
este momento
que se ha ido yendo
Aunque siempre queda
el sabor de tu hueco.

Para Alicia que también disfrutó de Vigeland

Estoy de vacaciones

Me voy unos días de vacaciones, regresaré pronto pero, si en uno de estos viajes infernales por avión no llegara nunca a mi destino, deciros que me ha gustado conoceros y que he sido feliz e infeliz todos estos años pero... que al menos he sido.

Paranoia de miedo a volar a parte, me voy a Noruega y a Suecia a ver fiordos, chicos rubios y guapos, a comer y a andar, a ver las maravillas de la naturaleza, a practicar el inglés que no domino, a ser una turista de pro.

No sé si volveré más sabia pero si, espero, más relajada.

Chau
Odio las estadísticas. A mí nunca me toca pollo.

Nunca más

Nunca más ¿verdad?
Es la muerte un nunca más
El adiós, el quizá, el silencio
nunca más.
Chiquito, hecho mierda, vivo
pero nunca más.
Enamorado, perdido, errante
buscando esos ojos pardos
que te quisieron una vez
pero que no te verán
nunca más

No sé cuántos nunca más
hasta el definitivo
el más auténtico y real
pero mientras tanto,
tibios, tan certeros, cuervos
negros y repetitivos
graznidos sonoros
para tus cerrados oídos.
Nunca más,
nunca más,
nunca más.
La mente suda un escudo
ante la muerte de tu presencia
la negación de las caricias
besos que ya
se habrán inaugurado para otros.

Enamorarse es la prorroga
de un futuro nunca más

No pienso tanto en tí

Recordando sentimientos

No pienso tanto en ti,
mentiras que me repito,
pero siento tus manos
alrededor de mi cintura
y tu aliento en mi espalda.

Subo la escaleras y hasta ahora
no echaba de menos
tu espacio detrás de mí.

Nunca he pensado en un olor
pero el tuyo me asalta
sorprendiéndome.

No digo que te quiera,
que te ame,
si no que te has convertido
en parte de mi espacio,
de mi mente.

Mis poesías a un sueño
tienen fiel reflejo en lo nuestro.
No es algo eterno ¿o sí?
Es una esencia
que se mantiene
en el tiempo
con tu nombre,
con el mío.

Te has ido como un bonito sueño
dejando los deseos colmados
pero como ser humano egoísta
desearía encerrar
todos esos sentimientos
desgranados
para disfrutarlos
cuando mi alma
evoque la pasión,
cuando mi dolor
me traspase.

Homenaje a Benedetti

Vamos a brindar mengano
que juntas nuestras copas
solapan nuestras soledades.

Preguntas, preguntas, preguntas

Dicen que los humanos nos diferenciamos de los animales porque, entre otras cosas, tenemos raciocinio, pensamos. Si observamos algunos especimenes esta teoría cae estrepitosamente en la más absoluta de las falacias ¿Qué el hombre piensa? Pffff, si pensara ¿tú crees que en Madrid Gallardón sería alcalde? Bueno quizá si pero ¿Esperanza de nuevo en la Comunidad? Vale, dejo la política que me enciende. Quizá en otro post.

Lo que es claro que nos diferencia de los animales es que los humanos hacemos preguntas. No quiero decir que nos preguntemos internamente sobre a dónde vamos, de dónde venimos, me sentarán bien las mechas rubias o deberé decirle a mi novio que le odio. No. El ser humano se pregunta mucho, es cierto, pero más que preguntarse a sí mismo, siente predilección, un deseo irrefrenable por preguntar a los demás.

¿Cuántos tipos de preguntas hay? No sabría enumerarlas todas pero he aquí algunas: preguntas recurrentes, retóricas, tontas, preguntas evidentes, preguntas periodísticas, están las inquisitivas, las sabias, las agudas, preguntas trampa, preguntas categóricas… todas estas y muchas más te acompañan a lo largo de toda tu vida.

Cuando no levantas ni 3 palmos del suelo siempre hay alguien que hace la pregunta trauma: “A ver Maria Jesús ¿a quién quieres más, a tu padre o a tu madre?” ¿No va cargado con muy mala leche? Intentas salir como puedes, en tu cabeza bulle una respuesta que no quieres dar “hombre, les quiero pero… quiero más a mi madre porque mi padre me da unas collejas…” y en ese momento de sudor frío eres salvado con el gong de un alma caritativa que suelta “a los dos por igual ¿verdad Maria Jesús?”. La besarías hasta que llegara el juicio final.

Otra pregunta que no falla nunca es ¿qué quieres ser de mayor? La primera vez que te lo plantean nunca, y repito, nunca sabes qué contestar. Se abre ante ti un abismo de posibilidades de las que solo dominas 3, léase: maestra, peluquera y astronauta. Soy mujer nacida en los 70, es lo que hay, si me la hicieran ahora mi respuesta hubiera sido: funcionaria, dentista y novia de Beckham.

¿Y qué me decís de la eterna pregunta trampa que nos acompaña desde que comenzamos a tener vida social? Tu madre discutiendo contigo sobre todo el tiempo que pasas con tus amigos y las tonterías que haces con ellos, tú defendiendo el bastión de la amistad. En ese momento ella te dice con esa jodida sabiduría que le caracteriza: “A ver Maribel ¿si tu amigo se tira por un puente, tú vas detrás?”. Joder, a mi esa pregunta me hizo polvo. Realmente sabías que tu amigo hacía el gilipollas pero… ¡te reías tanto haciéndolo con él!.

De pequeña era conocida por ser catadora de charcos. En Bilbao antes de la amenaza del cambio climático y de convertirse en Bilbao Tropical llovía mucho, durante meses y había muchos, pero que muchos charcos a la orilla de la carretera que nos llevaba al colegio. En esos días lluviosos iba con mis Katiuskas probando la profundidad de todos los charcos y jugando al hinque con mi paraguas. ¿Conclusión? Era una rompedora nata de botas y perdedora de paraguas. Esas cosas hacíamos mis amigos y yo pero mi madre no lo entendía. A la pregunta sobre mi amigo y el puente, siempre la acompañaba el silencio…

Durante nuestra vida nos hacen muchos tipos de preguntas como éstas que normalmente nos pillan desprevenidos, pero hay uno que directamente nos tira del caballo, son las que yo llamo preguntas desarme. ¿Qué son las preguntas desarme? Aquellas que irremediablemente siempre nos encuentran a contrapié.

Tu vida transcurre relativamente tranquila, llevas años cimentando todo lo que vas pisando, confiando en tus posibilidades, avanzando e intentando no caer en el lado oscuro, evitas usar no más de 5 libros de autoayuda que fueron interesantes pero que nunca lograron su objetivo, cuando, creyendo que estás en la parte más estable de tu camino, alguien sin motivo aparente te hace ese tipo de pregunta. De repente tu final del arco iris desaparece, a tomar por el culo el camino de losas amarillas ¿quién apagó la luz y me dejó a oscuras?

Odio las preguntas desarme porque siempre persiguen un fin que no es el tuyo, es una curiosidad malsana del que te pregunta por saber algo que sabe a ciencia cierta que no te has planteado nunca o que quizá evitas plantearte por alguna sabia razón. O bien es la pregunta que él se hace a si mismo y busca respuestas que le sirvan.

"Profesionalmente ¿cómo te ves dentro de unos años?" Esa fue la mía. ¡Ay que joderse! Que ¿cómo me veo? Bastante con verme todos los días yendo a trabajar, pagando la hipoteca, bandeando las normas sociales que supuestamente debe cumplir todo ser viviente, e intentando ser feliz con todos mis fallos ¿No es suficiente todo eso?

Pues no, llega alguien suelta la pregunta y comienzas a recoger pistas para ver por donde ibas. Te sientes desorientado y vacilas al responder buscando en lo recóndito de tu mente algo que llevarte a la boca para acallar ese gesto de superioridad y de curiosidad malvada del que te interroga.

Se te queda cara de pardillo, te rebelas contra eso y muestras tu cara de persona segura y replicas: “que ¿cómo me veo profesionalmente? Pues siendo la mejor escritora del mundo y firmando libros a troche y moche en la feria del Retiro; o bien como la mejor guionista de películas españolas de éxito, de esas de las que hacen remakes los americanos”, cuando lo que es más te apetece responder y que además es cierto es “que ¿cómo me veo profesionalmente en un futuro? ¡Jubilada!”.

No quiero que me hagan preguntas de ese tipo, las siento como un ataque. De todas formas he de decir que con la edad, la experiencia y también, por qué no, con las decepciones, cada vez me repongo con más rapidez de este tipo de cuestiones. Es más, a veces hasta digo la verdad aunque no sea políticamente correcto.

Ahora soy yo la que pregunta pero inocentemente ¿Cuál es tu pregunta desarme? Me sería útil para evitar ponerte en el mismo brete (prometo no utilizarlo en tu contra).

Ah, ¿que no te lo habías planteado nunca? ¿que no sabes que responder? Uy, esa cara de sorpresa... no, de verdad, no es importante. Déjalo, no hace falta que me lo respondas, ya si eso otro día...

... Me tengo que ir....
 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates