Viaje a Noruega-Suecia. Junio’07

Mis cortas vacaciones de este año han transcurrido allende la frontera española, me he ido con unos amigos a Noruega y Suecia. Intentaré ser lo más sintética y clara posible en mi exposición sobre el itinerario. Eso si, no prometo objetividad.

El viaje ha sido, entre otras cosas, un test de cómo funcionan los transportes en los países nórdicos. Excepto bicicleta y patinete, los hemos probado todos, y la evaluación ha sido positiva. Decir que varios de los asientos de autobuses, trenes, tranvías, metros y barcos de esos países tienen parte de las células muertas de nuestros culos en su poder. Muchas, millones... Hemos pasado tanto tiempo en dichos transportes recorriendo el país que, cuando llegábamos a los diferentes destinos, tenía verdaderas tentaciones de hacer como aquel Papa, el anterior a Benedicto taitantos: besar el suelo. En nuestro caso lo sustituíamos con una foto y una frase ¡hemos llegado POR FINNNN! (véanse nuestras caras de satisfacción en varias fotos, la última tras 12 horas de tren-):


Otro dato que quería resaltar es el carácter de los nativos. Son rancios, la amabilidad brilla por su ausencia. Vale que no teníamos idea ni de noruego ni de sueco y que nuestro inglés era un fluido “ingleñol” que se entendía porque lo acompañábamos de nuestros gestos, pero tampoco era para gruñir y tener esa mirada tan torcida. Creo que, si no me equivoco en las cuentas, nos perdonaron la vida unas 261 veces. Y luego en la Costa del Sol se les trata como a reyes…

A parte de estas puntualizaciones totalmente subjetivas paso a contar el periplo por tierras nórdicas.

Iniciamos el viaje en Madrid el miércoles 27 de junio. Nuestro destino, Oslo. Primera pelea con el idioma… He descubierto que la sonrisa es el lenguaje universal. No es lo mismo decir “lléveme a la dirección debajodeunpuente” con un ingleñol patético y con un sudor frío, que enseñar unas hojas con las indicaciones de cómo llegar acompañándolas de una gran sonrisa de "por dios no preguntes... ¡no preguntes!". Tres sonrisas ganaron y el taxista nos llevó a nuestro destino (eso si, cogiendo las curvas como si Fernando Alonso le hubiera poseído).

Oslo es una ciudad cosmopolita, civilizada, perfectamente colocada, sus calles, sus casas, su gente (¡que tipos y tipas andan por sus calles!). Todo está en su sitio, una calma chicha sospechosa de esas que te dan un poco de yu-yu porque piensas que en cualquier momento un perfecto noruego, rubio, alto y guapo va a sacar la recortada y a liarse a tiros.

Estuvimos en el parque de Vigeland. Un lugar increíble. En él se pueden ver las esculturas realizadas por Gustav Vigeland: Esculturas humanas inspiradas en acontecimientos de la vida cotidiana, evocando momentos como el nacimiento, la infancia, la adolescencia, el primer amor, la madurez, los hijos, la familia, la vejez y la muerte.


Al día siguiente de nuestra visita a Oslo salimos muy pronto (y cuando digo muy pronto, es muy pronto) a iniciar el día T de Turisteo, de Transporte, de Tira por la maleta/mochila, realizando el siguiente recorrido:

- Tren Oslo-Myrdal (foto de llegada arriba)

- Flashbana- Tren de una hora que recorre las montañas verdes, frondosas, surcadas de cascadas (foto de la cascada cogida por los pelos desde el tren en marcha)

- Barco que nos lleva por el increíble Fiordo Patrimonio de la Humanidad, el más estrecho del mundo.

- Autobús "pa'bernos matao" que nos lleva por una serpenteante y estrecha carretera, desde Gudvagen a Voss. Eso sí, las vistas desde arriba de la montaña acongojantes.

- Tren de Voss a Bergen (otra foto de llegada).

- Derrotados por goleada.




Después de un sueño reparador en el albergue nos dispusimos a visitar Bergen. Es la segunda ciudad más grande de Noruega, con 244.620 habitantes de los cuales 100.000 son estudiantes de Erasmus, hispano hablantes y trabajadores en el mercado de pescado, atracción turística de dicha localidad. Vale, exagero, pero españoles había y muchos. No dejéis de daros un garbeo por los puestos de pescado para probarlo... está riquísimo.
Me gustó la ciudad con sus coquetas casas de madera de colores. Es como estar en una ciudad de cuento.

Subimos en funicular a la colina (Floyen, con o rayada) desde donde se pueden disfrutar de unas vistas preciosas de la ciudad. Allí arriba, con toda la solana, comimos unas gambas y patas de cangrejo de las que disfrutaron mucho el 50% del equipo y de un helado del que disfrutamos el otro 50%.
Foto de rigor con el Trol tamaño ¿natural? y bajada hasta el pueblo andando por medio de la naturaleza y bajando unas cuestas de 45º de inclinación lo menos.
Disfrutamos de la ciudad haciendo lo que más me gusta cuando voy a algún sitio, callejear, dejarte sorprender por los rincones, y de eso tiene varios Bergen.

El resumen del día siguiente es 12 horas de viaje en tren Bergen-Oslo-Gotteborg. Llegamos vivos, creo aunque sospecho que parte de mí se quedó en alguno de esos vagones.

Llegamos a Suecia, a Goteborg. Es una ciudad también cosmopolita, joven pero me pareció más real que Oslo, quizá por que era más pequeña, más cercana, quizá porque llovía como en el Bilbao de las mejores épocas, no lo sé, pero mis vibraciones eran más positivas. Allí nos dedicamos a callejear, subimos una torre desde donde se divisaba toda la ciudad (madre mía que escaleras rompe piernas), hicimos compras, visitamos la catedral Gustavi, la iglesia Oskar Fredrik, disfrutamos de la hospitalidad de Maria José y... se acabó el viaje.

En total fueron 6 días intensos de visitas raudas, ohhhs, fotos, momentos de cansancio, de risas, de silencios, pero el viaje mereció la pena. No he contado ni la mitad de las cosas que vimos que fueron muchas, solo he hecho hincapié en lo que más me llamó la atención.

A estas alturas del tostón, es hora de poner las fotos que llamo "qué bien nos lo pasamos" o que se pueden llamar también "aún tenemos la edad del pavo":



Espero que os haya gustado. Si tenéis ganas de ver más fotos no hay más que decirlo: Alicia, Ivan, Maria José y yo organizaremos visionado de las 800 fotos que hemos hecho. Peticiones a mi correo :-).

5 Comentarios:

Chris dijo...

Uah *-* fiordos ¡qué bonitos! ... me pediré uno por navidad *asiento con convencimiento* Y en caso de no ser posible un novio nordico que me lleve allí a pasar las vacaciones de navidad xDD

Asias. Igualmente, que pases un verano genial. Y en caso de que vayas para Zamora... ¡Nos vemos!

Muxus

Anónimo dijo...

ooooooohhhhhhhhhhhhhhhh me ha gustado mucho, me he reído mucho.... esta muy bien, jo me ha recordado lo bien que nos lo pasamos. Y MERCHE SE HA ACORDADO DE TODO TOOOOOOOOOOOODO LO QUE HICIMOS.NO ME LO PUEDO DECREER :-) Gracias por regalarnos esto.

Ana R dijo...

A pesar de tanto avatar y rancia simpatia nor europea...me ha encantado.Los fiordos ...el paraiso, para mí, claro.

Un beso

Avellaneda dijo...

Cris, lo del novio noruego es una buena idea, además de ver esas preciosas tierras ¡aprendes idiomas!
Si Ali, mi alzheimer no es tan avanzado y me acuerdo de todo -no tiene nada que ver que lo escribiera en el moleskino :o)-
Ana r, me alegro de tus visitas y de que además te guste!! :-), he de decir que tu página es mi visita obligada tb :-). Y los Fiordos... son impresionantes, increíbles, alucinantes... No sé lo que será vivir allí, pero paz... la tienes asegurada.

Gerardo Omaña dijo...

Bonito post lleno de colorido y mucha satisfacción en los rostros.
Buenas imagenes que recompensan los ratos deincomododd en los trasportes.

Recibe un abrazo en tu alma.

 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates