ÁREA DE RECUENTO



Con una trémula ilusión
prendida en la solapa
sin ingenuidades
ni falsas esperanzas
me dispongo a revisar –de nuevo-
la maleta que me acompaña.
 
Resultado del recuento
  • huecos desordenados
  • un corazón latiendo
  • sonrisas a miles
  • lágrimas numerosas también
  • luchas y desencantos
  • capacidad de sorprenderme (aún más)
  • la misma lista de tareas pendientes
  • bolígrafos y hojas en blanco
  • recetas de experiencias compartidas
  • y un pequeño saco de sueños intactos

Ya está todo. Puedo seguir.
No sé si cabrá algo más a partir de ahora
todo será cuestión de los amaneceres
de las luchas y desencantos
de las nuevas risas, recetas y llantos
y sobretodo
de la capacidad de mi saco.
 

Hoy no escribo...

... hoy escucho y disfruto de estos minutos de música, de instrumentos, de voces de tantos y tan dispares lugares. Y lo publico aquí porque creo que es posible un mundo mejor. Debe ser posible. TIENE QUE SER POSIBLE.

Hay tanto sufrimiento, tanto dolor, tanta injusticia, que un rayo de sol como éste hay que atesorarlo.

 


A Better Place from Playing For Change on Vimeo.

Certezas


 
Gracias amig@s. Lo sois para mí. Lo soy para vosotr@s

La vida, estoy segura, la vida es esto:
 
Un rostro amable por cada golpe
 
Una mano amiga por cada tropiezo
 
Un beso apretado por cada sinsabor
 
Un abrazo al azar por cada miedo
 
Un aliento dulce por cada no puedo
 
Una frase acertada por cada error

 



Un credo redactado cada día

Una lucha sin contendientes
 
Un cansancio que enseña
 
Un dolor que cura
 
incluso
 
Un porqué sin respuesta.

Versos capicúa // Versos viceversa


En una fotografía común verde, muy verde
La serenidad luchaba por salir
Abrazando su cuerpo solitario
En el banco del parque

***

Buscando un lugar de paz
Entre lo frondoso de la gente
Sacrificaba su cordura
Cosida con ligeros pespuntes

 ***

Cómo es la muerte
Se preguntaba a diario
Con la frente despejada
Mientras se despertaba sudando

***

Cayeron uno a uno
Los deseos más claros
Momentáneamente expuestos
Cuando sus labios se alzaron

***

Descubriendo el remedio definitivo
Que se suspende en sus dedos
Recorre el horizonte incomprensible
Tras reconocer el aquí más cercano

NO PASARÍA NADA


No pasaría nada
si las caricias simplemente se limitaran a rasgar el papel
si los besos se quedaran en las volutas de los sueños
No pasaría nada
si su rostro se mantuviera borroso
con los matices inventados por bordes de palabras,
por deseos imaginados, por respiraciones al azar
No pasaría nada
si la cascada de un quizá se hubiera quedado estancada
No pasaría nada

No pasaría nada
si el destino se calla para siempre,
sin vuelta atrás
No pasaría nada

No pasaría nada
si todo se quedara en el limbo de la excéntrica fantasía
pero cuando el delirio cae en las realidades
de almohadas y sábanas estrenadas
la fortuna se asombra de su propia fuerza

El deseo cruza la línea
la cascada restalla las barreras
las miradas inundan su cuello
las palabras enmudecen
dejando espacio a los besos
que se dedican a tatuar momentos
cóncavos y convexos.
Las manos abarcando las palabras mudas
suspendidas en un tiempo elástico
donde todo es posible
donde no existe el miedo

Pasa. Pasó. Pasará
Si le damos la mano al deseo compartido
si nuestra historia intangible es contada por latidos
si la vida se empeña en burlarnos el tiempo
No sabremos cuándo, ni dónde, ni cómo
pero todo esto que te cuento
pasa. Pasó. Pasará

Crepúsculos matutinos (III)



Alargada la madrugadora sombra
Lánguida y sutil esencia de uno
Brujuleando despierta hacia delante
Oteando que no haya piedra insalvable
Rayando el suelo con la suavidad de la certeza
Arrastrando sin piedad su insumiso cuerpo
Decálogo de lo que nunca se debe hacer
Arropado aún por el tibio sueño
Saludando al día que, a pesar de todo, ha vuelto.
Arrastra sus cuentos inventados y reales
Mostrando una terca e inútil resolución
A pesar de si mismo se empeña
Negando sus huellas demasiado hundidas
En el devenir de las opciones irreversibles
Cercado por sus propios sueños en coma
Estipulando un nuevo chantaje de sus opciones
Reptando por sus rencores para poder pisarlos
Empeñado en surcarlos, iluminarlos
Sin ninguna piedad conocida
Y esconderlos tras esa línea irreal y diaria.
Apuesta su energía del día, toda
La opción de rojo y par, segura
Bravuconada de la que se arrepiente, se recrimina
Arriesga la rutina por una posibilidad de emoción
Sabe que, aun agotada, ganará siempre.


Plagiar (*)


(Del lat. plagiāre).
1. tr. Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.


Me han copiado un poema y no una, varias veces… Es una sensación extraña, entre sorpresa y pena.
Sorpresa porque mucha gente busca palabras de despedida para seres queridos que se van. La muerte es una cosa tan común y que deja un hueco tan grande…
Pena por una falta de nosequé por parte de los que usan las palabras de otros como propias y ya no por el hecho en sí de copiar una creación que no les pertenece sino por apropiarse de un sentimiento que para mí era único y especial.
En fin, lo hecho hecho está. Solo me queda pedir que si alguien llega a este rincón y algún poema u escrito le emociona puede hacerlo suyo, si, pero citando la autoría de este humilde rincón. No es ego o quizá no es solo ego, es sensibilidad, respeto. Nada más.
Abuelo, ¿sabes que muchos abuelos se fueron como tú y que crearon sentimientos como los míos cuando te escribí? Es algo positivo que debo sacar de todo esto ¿no?

A Jacobo
A Felicidad, a Juana, a Gabriel

Hay seres queridos
que se van
dejando olvidada su maleta,
con pasos cortos,
ininterrumpidos,
van despidiéndose.
A veces impresiona el portazo,
nos sobresalta la ausencia,
abrimos una y otra vez la puerta
intentando comprender.
En ocasiones nos sorprendemos
ayudando a la marcha,
escuchando su trámite
acompañando su tiempo.
Cuando te quieres dar cuenta
te encuentras un poco más solo
se acumulan las preguntas
las palabras en la boca.

Se fue un ser querido silencioso
estoico, severo, decente
que escondía vidas y verdades
para mostrar lo que quería enseñar.
Fue precavido y práctico
hasta para irse.
Zamorano recio al que nunca
se le escapó un te quiero.
Una caricia esquiva
múltiples besos en la mejilla,
beso de abuelo,
no hace falta más.
Se fue el defensor
de que el trabajo bien hecho
debía hacerse ya
el dueño de la máxima
“lo bueno tiene que ser”
Se abandonó en el regazo
de la muerte
salieron juntos por la puerta.
Recordaré su mirada pícara,
sus bromas, lo no dicho
Me queda aquí dentro
su maleta
llena de él, de nosotros.

Abuelo
descansa en paz
Allá donde hayas decidido ir

Papá Estado

Para que esta viñeta tenga sentido en este post
cambien las  palabras Madre e Hija por Gobierno y Ciudadano 


Papá estado te achucha
Papá estado te quiere
Y por eso te da
Lo que te conviene

Quieren que sigas
por la senda de lo correcto
Que no pienses
Y si piensas
No hables
Y si hablas
No digas
Y si dices
No critiques
Y si criticas
Que sea de fútbol
de gran hermano
O  sobre los inmigrantes
que tienen sanidad de balde

Papá estado te achucha
Papá estado te quiere
Y por eso te da
Lo que te conviene

Suben los precios
Es necesario
Es justo
Es clave
Y te da por pensar
Pero si piensas
Eres peligroso
Si protestas
Terrorista
Si te indignas
Iluso e irresponsable
No está el momento
para reclamar
lo que por justicia
te pertenece

Papá estado te achucha
Papá estado te quiere
Y por eso te da
Lo que te conviene

El estado de bienestar
es una utopía muy cara
Escuchas cientos de campañas
musiquitas repetitivas desde el poder
para que, mudito, pagues más
aun cuando tu trabajo se devalúe
y sea un ridículo resto de calderilla
Pero no protestes
no sabes, desconoces,
ingenuo pueblo ignorante
que se empeña en dar la vuelta
a lo que no hace falta
leer entre líneas

Papá estado maquilla
la información
debes apoquinar
el recorte de la sisa sanitaria
la educativa
la laboral
mientras aumentan la talla
de la obesidad financiera
manteniendo a flote
sus curvas peligrosas.

Papá estado te achucha
Papá estado te quiere
Y por eso te da
Lo que te conviene
Te lo sirve
Te lo masca
Te lo traga
Te lo digiere
Papá estado te quiere
Y te hace llorar
mientras gritamos
No quiero me quieras
quiero que me representes
que diluyas las trincheras
que se han construido
para proteger un sistema
que se derrumba
no quiero que pongas parches
quiero que construyas
sobre un sentido común
para todos
No vendas un derecho como un privilegio
no comercialices con ruedas de molino
en un mundo con escasas soluciones reales
y excesos financieros abstractos.

Papá estado te achucha
papá estado te quiere
por eso se vende
a quien le conviene.




Acrostico de atardecer (II)



Ocurrió en ese mismo instante, en el momento del guiño estelar
Cuando se abrieron las posibilidades y se cerraron las negativas
Acudió el vacío tan variable como los pliegues insistentes del mar
Sereno e implacable sin dejar el descanso suficiente. Si.
Ocurrió así de nuevo, en el instante mismo en que todo ciclo
Se estrena, se repite, se renueva, se mantiene, se asoma… desaparece.

RECOMENDACIONES


Recomiendo el olvido
despertado en cada beso
Se fue pero lo tengo
El tiempo fue despejando
tus equis sin problemas

Cada nota desgrana un te quiero
al aire desolado y triste
pero la sonrisa vuelve
cuando las volutas de tus labios
cuelgan momentos inolvidables

Fueron pasando los días
impares y rimando
soles y lunas iguales
uno para ti
el resto para todos
derrochando locuras indelebles
palabras sin sentido
manadas de tus manos
cuando el  segundo tontorrón
nos acerca bajo las sábanas

Lluvias torrenciales que limpian
o emborronan los deseos
Lluvias que acompañan a soles
arcoíris despejados y perezosos
que te hacen mantener la mirada
contando sus líneas y colores
para volver a una realidad
desmarcada por este rato
de una nada deliciosa

Sin título

Edward Hopper "Morning in a City" (1944)


Muerde la realidad con rabia
con ganas de acabar con ella
Se esfuerza por destrozarla
por revolver las piezas
por jugar con el azar

Tiene una razón poderosa
que utiliza cada mañana
saber que al acabar el día
podrá resumir en una frase
todo lo que ha masticado

Se acuesta muchas noches
con el sabor amargo
de bilis mal administrada
Aterriza sobre la almohada
y la maltrata a reproches

Otras, los sabores son comunes
ordinarios, habituales, corrientes
que tranquilizan su voracidad
A su cabecera le menciona
que hoy el día, simplemente, transcurrió
y cierra los ojos con serenidad

¿Y qué hace con los días
de sabor desconocido
Ese que es resultado
de conversaciones inmortales
de sonrisas, deseos, roces
de complicidades,
de abrazos únicos, irrepetibles
de palabras densas
que se pegan como melaza?

Ahí abraza su cuerpo
retoza sobre su sombra
que ya descansa
y vuelve a repasar cada momento
sintiendo que se posa
en la comisura de sus labios
y obliga a su compañera de sueños
la insta, la ruega, la suplica
que a la mañana siguiente
el despertador la sacuda
con todo ese recuerdo.



Este poema no tiene título pero se admiten sugerencias :o)

Decisión Visceral





Cerró los ojos, lo tenía decidido. Aun con miedo tenía que hacerlo porque este mundo no está hecho para vivir solo. Ahora tenía que elegir qué órgano era el que quería compartir y no lo tenía claro. Dudaba entre el estómago y el corazón. El estómago podría traerle problemas, a él no le gustaba el picante y a su nuevo compañero le perdía el chile. En cuanto al corazón… era tan imprevisible que quizá mereciera la pena el riesgo.

Firmó el documento con determinación. En el mundo de los siameses se necesitaba un corazón más fuerte y menos tragaderas.


******
Con este relato he participado en el primer concurso En 99 palabras. He logrado 4 puntitos, los de la honrilla :-). Me ha encantado participar, gracias Miguel por darnos esta oportunidad aunque ya no me quedan uñas por la tensión creada!

A carboncillo


Dibuja su cuerpo
relajado en siesta vespertina
El artista bosqueja
sus contornos redondos, claros
la cadera
que el poeta llama colina rendida
dulce sima
el ombligo sereno,
torres derrotadas
los pechos que tiemblan

Totalmente ajena, dormida
la mujer recibe el carboncillo
como si fueran sus dedos
respirando cada caricia
como sueños cocinados
con una pasión desconocida

La plumilla de negro carbón
se concentra en los salientes
en los volúmenes llenos
en el monte oscuro de Venus
de aquella anónima Afrodita
que paró su paseo por la orilla
con su presencia ausente.

Trazos firmes para su cuello
besos dibujados con rescoldos
que continúan por los hombros.
Los deja inconclusos
para mostrar  lo etéreo del momento.

Concentra su deseo en la nariz
los párpados, la barbilla
los labios entreabiertos
con palabras suspendidas
fuente de inspiración
de sus pinceladas de sombras
que emanan del luminoso resultado.

Ella se mueve,
acude con calma a este lado del espejo
Desperezándose desconcertada
acaricia su cuerpo
releyendo algo que, piensa, ha soñado

Cubriendo su universo con suavidad
recorre con su pie el papel en el suelo
Al verlo su piel se eriza
soportando de golpe todo aquello
que ha creído soñar

Da la vuelta al papel
unas palabras la sujetan
Suavidad etérea
de tu cuerpo dormido

Y ella con su reflejo
tatuado a carbón y papel
desea con fuerza
que aquella fantasía
brote en su realidad
y la despierte de aquel dibujo.

Incongruencias


Saca la nariz tentando los aromas
y percibe el olor a humo
de un fuego que aún
siente bajo sus pies.

Mira a uno y otro lado
tanteando cada paso
Confía en la tranquilidad
que le da ese silencio.

Un paso titubeante
otro menos inseguro
avanza evaluando su propio entorno
recogiendo uno a uno
todos los principios desperdigados.

Recordaba que en el momento justo
se resguardó tras su propio escenario
y esperó a que sus contradicciones
no fueran a buscarlo.

Ahora los ojos se le enturbian
al reconocer los trozos de su arrojo
un temblor le recorre
al descubrir los restos de su orgullo

Poco a poco se va reencontrando
con lo que debía haber sido
pero que había dejado de lado
en su razonable estampida.

No se percata,
entre los susurros de su decepción,
que las contradicciones lo rodean
arremangándose prestas
para pedir explicaciones.

Y en eso andan las contradicciones
mirándolo con superioridad
hasta que se reconocen
en algunos criterios deshechos.

El silencio los envuelve a todos
y así, sin palabras innecesarias
sin justificaciones que saben a desencanto
se dedican todos
a recuperar el estado de las cosas
que debían ser
pero que no podían ser siempre
como debían.
 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates