PoeBroma










Dedicado a esos amigos que me llamaron “mayor"

Hace calor hoy.
Extraño otoño éste
que nos regala días de lluvia
y otros de verano engañoso.
Abro mi congelador
para sacar de su envoltorio azul
mi fresca recompensa
ese sabor suave,
no muy dulce
entre 2 galletas.

Recuerdo cada situación
en la que mis labios
han saboreado la blancura fresca,
mi lengua ha recorrido su contorno,
mis dedos se han pintado
de un marrón afable.
Terminaba mi helado de nata
relamía mi disfrute
acabando por chupar mis dedos
para quitar el resto de pasta blanda.

Fue el helado de mi infancia
que aún me acompaña
como todo lo bueno
como el recuerdo terco.

No es afán de no cambiar,
es necesidad de recrear
las buenas ocasiones.
Hay otros helados,
otros sabores
pero el sándwich de nata
pertenece a una esencia inquebrantable.


Pido desde aquí
de ésta manera jocosa
que se unan a mí
los que disfruten
de este dulce supremo,
nuevos adeptos a mi club
de mayores defensores
del placer blanco, sencillo
entre dos blandas galletas.

Posted by Picasa

6 Comentarios:

Stupor Mundi dijo...

Mi solidaridad eterna hacia los que disfrutan de lo mínimo y hacen del placer más remoto un santo grial.
No amo los helados de nata entre dos galletas, pero soy capaz de entender ese voraz instinto. Dejo al libre albredio descubrir mi objeto de crapulismo.
Tu poema es dulce y sencillo, como el helado que amas. Gracias, Merche...

Tamara dijo...

¡¡Jajajajajaj!! ¡¡¡GENIAL GENIAL!!
¡¡Vivan los sandwiches de nata si te inspiran unas letras tan estupendas!! El poema me ha encantado...¡¡es GENIAL!!..pero esos helados de vieja, que resulta casi inimaginable asociar a una niña y/o jovencita como tú...:-)
Entiendo, aplaudo y me sumo a esas revoltijeras de la memoria en plan magdalena de Proust. Te ha quedado un poema soberbio, magnífico...pero, sinceramente, Merche...con todo nuestro cariño no menos sincero...
Las manzanas golden y los sandwiches de nata...no son el adalid de la modernidad...jejeje.
Muchas gracias por arrancarnos una buena carcajada...que esperamos te contagie.
Muchos besos

Anónimo dijo...

Qué bellos recuerdos de verano me evoca el sandwich, aquellas tardes en las que mi hermano y yo mientras el resto del mundo echaba la siesta, nos atrevíamos a enfrentarnos al sol infernal de las llanuras manchegas, a eso de las cuatro de la tarde, para salir a comprar nuestro preciado sandwich de nata. Me alegro al comprobar, que existe alguien más en este mundo que no busca los helados más sofisticados en cuanto a sabores y colores, sino que sigue apreciando uno de los sabores esenciales…. la NATA. ¡Viva la Nata! ¡Vivan las galletas que la acarician suavemente creando un helado delicioso y atemporal!

Enrique dijo...

Por favor... seguro que el siguiente helado que te gusta es el de Ron con pasas o Nata Nuez que estuvo muy de moda en los 80 y 90. Mónica, Merche... debéis avanzar a nuevas experiencias en el mundo del helado como el de Strawberry CheeseCake, Dulce de Leche, etc.. El sándwich de nata es de "Cuéntame"

Avellaneda dijo...

Conozco a alguien a la que tengo verdadero encono –que bonita palabra y toda la mala leche que lleva dentro-, a la que le encanta el helado de Ron con pasas...

Pero no te voy a dar la razón Enrique, Tamara… el sándwich cuéntame, digo… el sándwich de nata (que me haces equivocarme) no es de viejas, es como… cómo te diría yo… como volver a jugar al futbolín, o encontrar en la tienda de gominolas un chicle cosmos… Bueno, voy a dejarlo porque al final me pongo en evidencia.

Gracias Enrique por tu catálogo carre-ikea de helados, ya sabes que eres mi luz dentro de todo lo que es el “merchandising” del supermercado.

Tamara, donde esté el medio kilo de manzana Golden que se quiten las demás.

Mónica, gracias por apoyar esta guerra perdida, te emplazo: Tú y yo y 2 sándwich de nata (cuando quieras, como quieras y donde quieras).

Miguel, gracias por tu comentario, solo añadir que no tengo un solo Santo Grial… soy una mujer como muchos objetos de deseo pero estos amigos comunes que tenemos han provocado que saque mi vena creativa para crear una oda al “helado de viejas” como lo llamaron

No les guardo rencor… bueno, sobretodo agradezco vuestras risas y sonrisas, era lo que quería conseguir. ¡Yo me reí mucho escribiéndolo!.

Beyond dijo...

siempre he querido buscarlo,
unca lo he encontrado
cuando preguntaba solo tenian de chocolate
q mundo mas injusto donde el estereotipo de un helado o algun postre siempre tinen q tener x lo menos una capita de chocolate.
y a los q no nos gusta q?
tenemos q aguanatrnos xq a la mayoría del mmundo le gusta yun producto deribado del cacao?
pues a ellos habria q advertirles q tendran mas granos q el resto de los mortales por un pequeño vicio

VIVA UN MONDO LIBRE DE CHOCOLATE!!!!!!

MUXXXXXXX

 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates