Siguiente parada: Villaverde Bajo

En esta época de inauguraciones y cierres de obras a todo correr, de grandes, largas, pesadas y costosas campañas electorales que nos ha tocado vivir, las "mejoras" han llegado a Villaverde. Como si de una inauguración de pantano se tratase, Espe y Galla han venido una vez más al barrio, esta vez en metro, con todo el bombo y boato.

La calle llena de gente, los vecinos celebrándo una lucha de años que por fin ha sido real. Fiesta, paella, juegos, y … actuaciones. Hemos tenido encima del escenario, al lado del Carrefour de la Ciudad de Los Ángeles, a una especie en extinción, la novia de cachuli, la madre del que va de putas al clus supercolores y todo el mundo se entera, la que tuvo sus más y sus menos con la del Monte: a Isabel Pantoja.

Si, he de confesarlo, era una de las 4500 personas que fue a escucharla y digo escucharla porque solo pude ver su peineta. No voy a justificar mi presencia allí, fue una experiencia vital que debía pasar para decidir no volver a tenerla. Allí estaba, viendo a tanta gente que se agolpaba mirando hacia el escenario.

Con una puntualidad británica, los compases de una orquesta iniciaron un pasodoble patrio, “Francisco alegre”… se oía la voz poderosa de Isabel cantando fuerte y con decisión y la ovación de un público entregado. Es lo que oía desde el flanco izquierdo del escenario, bastante lejos, donde compartía espacio con una churrería que hizo su agosto, los vendedores de globos y los de los bares portátiles. Qué ambiente de verbena, de fiesta popular, de chiringuito y fiesta "Todos con la Pantoja". A Francisco le siguió la Zarzamora y… no recuerdo más, mi cultura coplera se acaba aquí .

Rondaban por allí unas gitanas adolescentes. Pelo negro largo, brillantes blusas, sus mejores galas, modernas y tradicionales a la vez y… una boca…"¡Ay Mari! Pero si no se la ve naaaa, espera que subo aquí arriba ¡pero que guapa! ¡Qué tiene la zarzamora lloooooora que llooooora por los rincones! ¡Shosho que guapaaa!”. Eso sí que me puso los pelos como escarpias. Creo que fue en ese momento en el que el público jaleaba con una sola voz “I-sa-bel, I-sa-bel, I-sa-bel”.. Isabel, ella misma, con humildad, con decisión dijo “Isabel somos todos” y luego ¡aplausos!.

¿Isabel somos todos? Aquello fue demasiado para este alma sensible. Nos fuimos a casa sin ver el final de todo aquello pero con suficiente información como para seguir aborreciendo este tipo de eventos.

Villaverde tiene su metro y mantiene con sus contradicciones. Es el barrio en el que vivo, donde puedes ver jeringuillas de camino a la estación, un coche totalmente calcinado puede convivir meses al lado de un parque infantil y un local de jubilados, donde las mujeres van al Día y compran 1 litro de leche y una barra de pan. Espero que todo esto no haya conseguido cambiar las papeletas para las próximas elecciones, nuestro barrio es un barrio muy humilde y quiero creer que no nos vendemos por unas gorras, pines y paellas.

Isabel Pantoja vino, cantó y cobró, pero al menos se fué sabiendo que ¡VILLAVERDE EXISTE!

0 Comentarios:

 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates