Silencios rotos


El silencio roto por una esquina
derramó sobre la mesa
las voces dulces que la hicieron sonreír
hace eones de tiempo.
Suponía un esfuerzo curvar sus labios
pero lo intentó
con todas las palabras guardas.

Ese batir de alas la hizo soñar
y soñó, como había olvidado,
con un traje de espuma
con ser sirena que recorriera
la distancia que separa
la locura de la prudencia
Sintió que sobre el papel
se vertía lo guardado
para nadie.

Reparó en que su araña
ser silencioso y trabajador
la tejía por dentro.
Cuanto más se soñaba  
más calor sentía
su nido de frágil seda
se convertía en la red
que la sujetaba
irónicamente firme.

El silencio roto por una canción
le estremeció
revolucionó su sistema de alerta.
Con decisión
vistió su cuerpo con traje de espuma,
impulsada por su extremidad de escamas
comenzó a recorrer
la distancia que separa
la imagen de su reflejo.

Promesas de evitar la inercia
cuando la marea
le lleve a donde no pertenece.
Deseaba tatuarse esa sensación
y juró licenciarse en romper silencios
estudiar para provocar tempestades
cultivar lo de verterse
y que esa red de seda
siguiera cumpliendo su función
de soñar sin miedo.

Un te quiero (Postsanvalentin)



Te quiero, le dijo,
pero no como ese primer te quiero,
que me hacía verte perfecta,
el que salía de mi deseo
reflejado en tus ojos,
tal cual,
sin sutilezas,
No es el te quiero de mis torpes caricias
ni el de tus sonrisas,
No es el que leías en mis silencios,
ni el que sentía al escribir
tu nombre en todas las volutas

Te quiero, dijo,
de la misma manera
con otra intensidad.
Ahora
 simplemente te veo
El deseo lo encuentro
al recorrer tu cuerpo
con la tranquilidad que da
conocer cada rincón
sorprendiéndome
al descubrir nuevos dobleces

No escribo tu nombre
ni me sorprenden tus ojos
Aunque si lo hace la estela
que dejas en mi cuerpo
porque lo reconozco
porque lo comparto
porque soy yo mismo

¿Te querré?, le dijo,
No me aventuraré,
No lo prometeré
Quizá un día, sin más
aprenda de nuevo a verte
puede que me sorprenda
el sonido de tu te quiero

No sé si te querré
ignoro si me querrás
Solo puedo decir que,
hoy por hoy
te quiero
sin intensidades
sin estrépitos
sin gritos
sin magnificencias

Te quiero
con la certeza que da
sentirse la única pieza del puzle
que puede pertenecer a tu hueco.
 

© Copyright Avellaneda . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates